Moreno se refugia en la victoria del PP nacional y elude la autocrítica

El presidente de los populares andaluces, que planteó las europeas como la antesala de las autonómicas, advierte de que el resultado de ayer no se puede extrapolar al territorio andaluz

el 26 may 2014 / 02:00 h.

VOTACIÓN DE JUAN MANUEL MORENOHace tres años, el PP andaluz fue fundamental para la victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales. En los comicios de ayer, el partido que desde hace tres meses lidera Juan Manuel Moreno aportó el 17% de votos al triunfo del PP nacional, y el nuevo presidente de los populares andaluces se refugió en ese dato para, uno, evitar cualquier autocrítica por haber sido rebasado en diez puntos por el PSOE de Susana Díaz, y dos, sacar conclusiones de cara a las próximas autonómicas, a pesar de que se ha pasado la campaña anunciando que las europeas eran «el primer paso para el objetivo de lograr el Gobierno andaluz». Moreno, con el rostro desencajado y rictus serio, se felicitó por la victoria del PP en el conjunto de Europa y de España, «gracias a la reactivación de la economía y a la creación de empleo» que ha propiciado Rajoy, dijo. El líder andaluz extrapoló hacia arriba, pero no hacia abajo.  «Nadie puede extrapolar estos resultados a nuestra tierra», advirtió, tras explicar que la baja participación en esta comunidad autónoma y el alzameinto de nuevos partidos políticos «distorsiona» el resultado del PP en Andalucía. «El PP ha ganado en el conjunto de España y el 17% de votos procede de Andalucía», dijo nada más comparecer, minutos después de que hubiera hablado Susana Díaz. Tampoco aceptó preguntas. Moreno se quejó de la elevada abstención, próxima al 60%, y de que PSOE y PP habían perdido juntos más de 600.000 votos, en un claro mensaje de castigo al bipartidismo. Habló del «desencanto» y la «frustración» de la gente, conceptos que pasaron por alto sus compañeros de partido en Madrid, que acababan de celebrar la victoria popular. Sí coincidió con ellos en que el resultado legitima las políticas de Rajoy. En clave andaluza justificó el resultado en que el nuevo PP «acaba de echar a andar, y recibe este resultado como un empuje». «A partir de mañana vamos a redoblar los esfuerzos para que los apoyos se multipliquen, y vamos a trabajar a destajo», anunció antes de despedirse. Provincias. Los populares no han ganado ninguna de las seis elecciones europeas en Andalucía, ni la séptima. Sólo en la convocatoria de hace cinco años, que coincidió con el momento de la crisis que sacudió al Gobierno de Zapatero, el PP-A consiguió recortar extraordinariamente la distancia con el PSOE, quedándose a 8,5 puntos (223.519 votos), que ya auguraban la posterior victoria en las municipales de 2010 y en las autonómicas de 2012. El objetivo de esta campaña que ha servido de estreno al flamante nuevo líder popular era mantener en lo posible el buen resultado de 2009, para lo cual eran estratégicas cuatro provincias: Almería, la única donde el PP ganó al PSOE (10,63 puntos porcentuales por encima); Málaga, donde hubo empate técnico (los socialistas ganaron por un 0,23%), y por último Granada y Cádiz, donde la distancia con el PSOE era menor al resto de circunscripciones (5,25% y 6,99% respectivamente). El PP cerró campaña en Granada con la esperanza de ponerse por encima en esta provincia. Ninguno de estos objetivos se ha logrado. Es más, los populares han estado a punto de perder Almería, histórico granero de votos de la derecha. Aunque probablemente el mayor varapalo para el PP ha sido ver cómo los socialistas le pasaban por delante en Málaga, de donde es natural Juan Manuel Moreno, y donde el partido se hizo fuerte con un mitin multitudinario al que asistió Mariano Rajoy y Miguel Arias Cañete (más de 4.000 asistentes). Así como los socialistas asumen que han podido perder apoyos por la izquierda, que han ido a las alforjas de IU o de la plataforma Podemos, la dirección popular no se atrevió ayer a contabilizar sus papeletas perdidas en el partido de Rosa Díez, de centro derecha. UPyD ha mejorado sus resultados, en algunos casos duplicando votos, sobre todo en Almería, Sevilla, Huelva y Cádiz, provincias donde los populares han perdido más porcentaje de apoyos respecto a las elecciones europeas de 2009.

  • 1