jueves, 13 diciembre 2018
11:07
, última actualización
Local

Morirse en Sevilla cuesta 3.000 euros

Las funerarias aseguran que todo depende de lo que el cliente quiera. El 90% de los sevillanos paga un seguro

el 31 dic 2014 / 09:00 h.

TAGS:

Que la muerte nos iguala a todos es una gran verdad, pero hasta el mismo momento del entierro se marcan las diferencias de la economía de cada familia también lo es. Y es que morirse es un negocio y pasar a mejor vida es caro. Tanto como los 3.000 euros que cuesta de media un funeral en Sevilla. Aunque el límite, como sucede en otros servicios, lo pone el cliente. Los entierros en Sevilla son ahora más caros que hace dos años por la subida de los impuestos. / Paco Puentes Los entierros en Sevilla son ahora más caros que hace dos años por la subida de los impuestos. / Paco Puentes El desembolso medio, según fuentes del sector, incluye los servicios mí-nimos como coche, ataúd y tanatorio. Si bien, apuntan, es posible prescindir de todo ello, entonces la cifra descendería hasta los 1.500 euros. «Todo depende de lo que el cliente nos solicite», aseguran. El ataúd puede costar desde unos 800 euros en el caso del modelo más económico (los modelos para la incineración son más bajos) hasta los más de 6.000 euros de una caja de madera maciza que es modelo más caro. Esto sin contar con extras como los adornos, molduras y demás que se pagan aparte. Pero todo suma. Las flores, el tanatorio, el responso, o la esquela. «Aparecer en algunos periódicos puede llegar a costar hasta 6.000 euros, por ejemplo», apuntan. El alquiler de una sala en el tanatorio para velar el cuerpo, con los servicios mínimos, supone unos 800 euros. En cuanto a si entierro o incineración, este detalle es crucial pues marcará la agenda del sepelio y por ende la factura del proceso. Por norma general, la incineración es más cara que el entierro. Aunque si las cenizas las van a esparcir en algún lugar, a largo plazo es más barata, puesto que no hay que invertir en un nicho, tumba o panteón. Ni en la lápida, que puede costar desde 300 euros hasta lo que se le quiera encargar al marmolista. Estos precios se han encarecido entre 400 y 500 euros desde que se aplica el nuevo IVA, que se implantó en 2012 cuando pasó del reducido (8%) al general (21%), lo que ha llevado a que muchas familias de la ciudad prescindan de algunos servicios. Si bien, la mayoría de los sevillanos, en torno al 90%, cuenta con un seguro de defunción para afrontar los gastos cuando llega el momento de descansar en paz. Pero, ¿qué pasa cuando no tenemos seguro o no tenemos para afrontar estos gastos? Pues bien, además de los servicios sociales del Ayuntamiento, hay asociaciones como Cáritas diocesana que colabora para que las familias puedan dar sepultura a sus familiares y, de hecho, en algunas ocasiones han financiado los entierros de personas que vivían en la calle con los que habían estado trabajando.

  • 1