Deportes

Mourinho odia su vida social en Madrid

En una entrevista concedida a CNN, el entrenador del Real Madrid asegura que le gustaría ser un padre normal, anónimo, cuando va a ver los partidos de fútbol de su hijo, y admite que también se siente especialmente incómodo en las ruedas de prensa.

el 01 oct 2012 / 20:55 h.

José Mourinho, entrenador del Real Madrid, aseguró ayer en una entrevista con la CNN que es una persona que cuando firma un contrato lo cumple y despejó cualquier duda de una posible marcha del club blanco antes de 2016, cuando finaliza su acuerdo con la entidad madridista. El técnico portugués siempre ha mostrado sus ganas de regresar a Inglaterra, pero antes desea sumar seis temporadas en el Real Madrid, donde aseguró estar muy contento.

"Tengo un contrato de cuatro años con el Real Madrid, cuando lo firmo lo hago porque yo quería estar en el Real Madrid en esta etapa de mi carrera y no pensar en otro club. Estoy muy feliz de estar en este momento como técnico del mejor club del mundo", agregó. Asimismo, dejó claro que cuando termine su contrato y finalice su proyecto blanco, "el siguiente paso será Inglaterra por muchas razones", aunque precisó que no sabe cuándo se marcharía después del año 2016.En ese país especulan con que podría sustituir en un futuro al técnico del Manchester United Alex Ferguson, que cumplirá 70 años y que en un tiempo podría ceder su puesto a otro entrenador. "Le llamo el jefe porque es el jefe de los entrenadores y espero que cuando vuelva al fútbol inglés todavía dirija al Manchester United", señaló. También habló sobre su vida en Madrid, y lamentó no ser una persona más anónima."Odio mi vida social. Odio no ser un padre normal que va con su hijo al partido de su equipo y estar allí con los otros 20 padres viendo el partido. Estoy en un partido de fútbol de niños y tengo que estar ahí. La gente tiene que venir para sacarse fotos, para pedir autógrafos, a insultarme, a ir detrás de la portería de mi hijo e insultar a mi hijo de doce años", comentó.

"Después, en conferencias de prensa, es el otro lugar donde la gente me conoce. En las conferencias de prensa todavía queda un partido por jugar. Antes del partido, conferencia de prensa previa al partido y después del partido, conferencia de prensa posterior al partido, pero es un partido", apuntó.

Por último, defendió al jugador del Chelsea John Terry, que ha sido multado por la Federación Inglesa de Fútbol con una sanción de cuatro partidos de suspensión y una multa de 277.000 euros por haber dirigido insultos racistas al futbolista inglés del Queen Park Rangers Anton Ferdinand la pasada temporada. "No es racista. Eso es seguro. El Chelsea tenía una plantilla con doce jugadores africanos. Drogba lo diría, Geremi lo diría, Makelele lo diría... todos ellos dirían que no es racista", concluyó.

  • 1