Cultura

Moya sitúa su última novela en la Guerra Civil

El poeta, novelista y traductor onubense Manuel Moya (Fuenteheridos, 1960) acaba de publicar en la joven editorial sevillana Guadalturia su última novela hasta la fecha, La tierra negra.

el 16 sep 2009 / 02:00 h.

El poeta, novelista y traductor onubense Manuel Moya (Fuenteheridos, 1960) acaba de publicar en la joven editorial sevillana Guadalturia su última novela hasta la fecha, La tierra negra, donde ofrece su visión de la Guerra Civil española como pretexto para reflexionar sobre la condición humana ante la adversidad y el dolor.

La tierra negra cuenta los acontecimientos derivados de la llegada de un grupo de falangistas a un pueblecito de la Sierra de Huelva en los inicios de la Guerra Civil. El cabecilla de los requetés, Pepe Javicha, está decidido a hacer una limpieza entre sus vecinos, y algunos de ellos, sin saber por qué razón o delito, se ven huyendo al monte. Allí se forma un grupo de topos, que tras diversas aventuras y travesías, se enfrenta a la muerte de uno de sus miembros. Entonces deciden dejar el cadáver del compañero en el pueblo para que allí "se le entierre como un hombre".

Esta novela coral va desgranando poco a poco la tensión, la rencilla, el socorro, la compasión +que se va estableciendo entre los diversos personajes, todo lo cual permite al novelista profundizar en la sicología de algunos como Pepe Javicha, un hombre incapacitado para gobernar que trata de ocultar su debilidad con la crueldad de sus acciones; Vito, el carpintero del pueblo y topo fallecido, o su amigo Urbano Ventura, entre otros. Dos personajes, sin embargo, destacan sobre los demás por su fuerza y por su dignidad ante las adversidades, son Candelaria, la molinera que ayuda a los prófugos, y Sabina, la mujer del topo muerto, que cual Antígona, se propone enterrar dignamente a su marido, pese a la prohibición que pesa sobre ella.

  • 1