Local

Mubarak se resiste a ceder poder

Dimite la cúpula de su partido y el vicepresidente Suleiman inicia contactos con los opositores. Europa y EEUU rechazan elecciones inminentes y defienden que Mubarak lidere el cambio.

el 05 feb 2011 / 16:18 h.

TAGS:

La cúpula del Partido Nacional Democrático (PND)del presidente egipcio Hosni Mubarak, entre cuyos integrantes se encuentra su hijo Gamal al que muchos veían como sucesor, presentó ayer su dimisión en pleno, según informó la cadena Al Yazira, que inicialmente también anunció la renuncia de Mubarak finalmente desmentida.

 

El nuevo secretario general será Hosam Badrawi, del "ala liberal" del partido, que sustituirá a Safwat El Sherif, uno de los miembros más afines al presidente egipcio.

Mientras, Mubarak se resiste a ceder poder y ayer mismo celebró una reunión con los ministros del nuevo gobierno encargados de la economía del país, en el que las revueltas mantienen paralizada la actividad comercial y financiera y, pese a que se anunció que la bolsa abriría mañana, fuentes oficiales bajo condición de anonimato lo negaron. No obstante, el vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, inició una ronda de contactos con figuras de la oposición, tanto independientes como encuadradas en partidos políticos, según la televisión estatal, para consensuar una fórmula con vistas a la celebración de elecciones, a las que Mubarak ya anunció que no concurrirá, ciñéndose a la actual constitución.

El comité de sabios formado esta semana a propuesta de los manifestantes de la plaza Tahrir propuso que Suleiman -ayer se especuló con un intento de asesinato contra éste- asumiera de forma interina las competencias del presidente con vistas a organizar los comicios. Sin embargo, parte de la oposición alega que esas elecciones se celebrarían en las mismas condiciones injustas y defienden la convocatoria de una asamblea constituyente que redacte una nueva constitución. Tampoco la dimisión de la cúpula del PND ha satisfecho a grupos opositores como el mayoritario de los Hermanos Musulmanes, que ve en ello "un intento de lavar la imagen del partido, pero no gestiona el auténtico objetivo de la revolución: acabar con el régimen comenzando por la dimisión del presidente Mubarak".

Los manifestantes avisan de que no cesarán las protestas mientras Mubarak siga en la presidencia, pero desde Europa y EEUU se oyeron ayer mensajes contrarios a un vacío de poder y a unas elecciones inmediatas. Desde la Conferencia de Seguridad de Munich, tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el primer ministro británico, David Cameron, y el presiente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, coincidieron en rechazar unas comicios inminentes. "Si hay primero unas elecciones, las nuevas estructuras (de diálogo político y toma de decisiones) no tienen ninguna oportunidad de desarrollarse", dijo Merkel. "No creo que podamos resolver los problemas del mundo dándole a un interruptor y celebrando elecciones, y el ejemplo es Egipto", insistió Cameron.

Los tres mandatarios demandaron una rápida "transición", palabra clave que parece encubrir una petición de dimisión de Mubarak, si bien los analistas advierten que las reticencias europeas a la celebración de elecciones podrían interpretarse en Egipto como el temor a una victoria islamista.

También desde EEUU, el enviado personal de Barack Obama, para Egipto, Frank Wisner, también defendió que "el presidente debe mantenerse en el cargo para conducir estos cambios"

El Ejército mantiene su posición de no intervenir contra los manifestantes que piden la marcha de Mubarak y el dispositivo militar se limita a evitar los disturbios. Pero ayer, un alto mando se dirigió personalmente a los congregados en la plaza Tahrir para pedirles que desalojen el lugar e intentar así restablecer el tráfico en la céntrica plaza. "Todos ustedes tienen derecho a expresarse, pero por favor salven lo que ha quedado de Egipto. Miren a su alrededor", afirmó el general Hassan Al Roweny a través de un altavoz, quien pidió que despejaran la carretera. Los manifestantes, sin embargo, contestaron con gritos pidiendo la dimisión del presidente.

Un patrimonio familiar de hasta 50.000 millones de euros
El patrimonio de la familia de Mubarak podría alcanzar entre los 40.000 y 70.000 millones de dólares (de 29.000 a 51.000 millones de euros), según informó la cadena estadounidense ABC citando a expertos.

El origen de este dinero estaría en los contratos militares suscritos durante la etapa de Mubarak en la Fuerza Aérea egipcia. Sin embargo, una vez ya en la Presidencia, desde 1981, diversificó sus inversiones.

Una profesora de Políticas de la Universidad de Princeton, Amaney Jamal, aseguró que el dinero de Mubarak está principalmente en bancos extranjeros, posiblemente en Reino Unido y Suiza, siguiendo el patrón de otros "dictadores de Oriente Próximo". "Los proyectos de negocios fruto de su trabajo en el Ejército y el Gobierno han revertido en riqueza personal", según Jamal. La esposa y los dos hijos de Mubarak también poseen importantes fortunas fruto de asociaciones empresariales con extranjeros, según el profesor de Política de Oriente Próximo de la Universidad de Durham, Christopher Davidson.

La familia Mubarak tiene propiedades en Londres, París, Madrid, Dubai, Washington, Nueva York y Frankfurt, según un informe de IHS Global Insight.


  • 1