lunes, 10 diciembre 2018
21:07
, última actualización
Local

Mucho más que el ‘Un, dos, tres...’

La mejor experiencia laboral de la presentadora, Mayra Gómez Kemp fue con ‘Luna de miel’.

el 21 dic 2014 / 10:10 h.

TAGS:

Mayra La polifacética Mayra Gómez Kemp (La Habana, Cuba, 14 de febrero de 1948) pasará a la historia por ser la presentadora que más tiempo ha estado al frente del mítico programa de televisión Un, dos, tres... Comenzó su andadura en  1982 y siguió en él hasta 1988. Pero su paso por este espacio televisivo comenzó mucho antes, en 1976, haciendo apariciones esporádicas hasta que se convirtió en una de sus actrices fijas, hasta que en 1977 lo dejó para dedicarse al mundo de la música. Formó el Trío Acuario con dos exsecretarias del Un, dos, tres..., María Durán y Beatriz Escudero. Un grupo que no se hizo especialmente famoso por la calidad de sus canciones, pero que en la época sí cosechó éxitos como Rema, rema, marinero. Cuando abandonó este proyecto, allá por 1978, comenzó a labrarse el camino para llegar a Un dos, tres... Inició su andadura presentando 625 líneas, Ding-Dong y Dabadabada hasta que finalmente fue la elegida por Chicho Ibáñez Serrador, director del Un dos, tres..., para sustituir a Kiko Ledgard tras sufrir este un accidente. Fue una época que le marcó y aunque de cara al espectador todo era alegría y buen humor, la propia Mayra ha admitido que tuvo algún encontronazo con Ibáñez Serrador. De hecho, sus relaciones se llegaron a romper cuando en una nueva etapa del programa, el director no contó con ella. Fichó a Jordi Estadella. Lo que más le dolió es que siendo amiga de Ibáñez Serrador este no le llamara por teléfono para comunicarle su decisión. Pero la carrera profesional de esta cubana, que dejó el país en 1960 –no es afín al régimen castrista–, no se vino abajo cuando acabó su etapa en Un, dos tres... continuó haciendo radio y televisión con programas como La ruleta de la fortuna y Luna de miel, este último, según la propia Mayra, ha sido del que tiene una mejor experiencia televisiva. También se confiesa estar muy orgullosa de los monólogos de El club de Flo, pero admite que fue lo más estresante que ha hecho en su vida. Pero sin duda, uno de los golpes más duros que le ha dado la vida ha sido cuando en 2009 se le diagnosticó cáncer de lengua. Tuvo que ser intervenida y tuvo una larga y dura recuperación. Al principio le era prácticamente imposible hablar, pero gracias a su tesón un año después recuperó el habla. Al mundo de la televisión siempre ha estado muy ligada y confiesa que en la actualidad sus programas preferidos son Al rojo vivo, El intermedio y Pasapalabra. En este último ha llegado a participar acompañando al concursante donde ha demostrado tener un amplio bagage cultural. Y es que su padre siempre le decía que la única herencia que le podía dejar era la educación, algo que esta estrella mediática ha dejado patente allí por donde ha pasado, al margen de contar con titulación universitaria y ser bilingüe (español-inglés?). Ahora ha publicado un libro ¡Y hasta aquí puedo leer!, frase mítica en el Un, dos, tres..., donde cuenta aspectos tanto de su vida profesional conmo personal. Dejando poco o muy poco en el tintero.

  • 1