Local

Mucho más que un estandarte

el 17 jul 2011 / 21:41 h.

TAGS:

Espérame en la puerta del local donde nos reunimos los veteranos dentro del estadio porque antes tengo que entrenarme". Esto fue lo que me dijo Juan Arza hace un puñado de años cuando quedé con él para hacerle un reportaje. Poco o nada nuevo se podía escribir del que ha sido y será un auténtico mito en la historia del Sevilla, pero me habían comentado, para mi sorpresa, que se ejercitaba, a sus 80 años -casi nada- en aquella primavera de 2003 como si de un auténtico chaval se tratase.

Ese día, Arza me dejó huella. Ni su mejor gol me podría haber impactado más. Desde la grada, bajo un intenso aguacero, le vi dar vueltas al terreno de juego metido en su chubasquero durante casi media hora. Sabía del Arza mito, de ese delantero que firmó algunos de los pasajes más importantes de la historia del Sevilla, pero no del Arza deportista, del espíritu que le llevó a ser un grande. Porque eso es lo que era: un gran deportista, un ejemplo para los más y menos jóvenes que no se puede olvidar.
El Niño de Oro se sube ahora al tercer anillo del estadio, ése en el que se sientan los sevillistas de corazón, para arropar a su equipo como siempre hizo. Su recuerdo es imborrable. Descanse en paz.

  • 1