Local

Mucho por hacer en Sevilla

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, compareció ayer arropado por su equipo de concejales para hacer balance del primer año desde que, tal día como hoy, se celebraran las elecciones municipales.

el 15 sep 2009 / 05:28 h.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, compareció ayer arropado por su equipo de concejales para hacer balance del primer año desde que, tal día como hoy, se celebraran las elecciones municipales. El regidor, pese a admitir que éste ha sido un año de transición, quiso subrayar el éxito de su gestión en asuntos capitales como la austeridad y la consiguiente reducción de la deuda municipal, así como la inversión en políticas sociales que ya suponen el 60% del presupuesto del consistorio. Cabe decir, en primer lugar, que la coalición PSOE-IU parece estar bien engrasada, sin más disfunciones que aquellos disensos, pactados o no, en los que la coalición de izquierdas aprovecha para visualizar sus políticas, pero que en ningún caso afectan a los cimientos y la estabilidad del pacto de progreso. Existen, sin embargo, otras cuestiones objetivas que evidencian un primer año de gobierno con algunas sombras, al menos en lo que a gestión externa se refiere. El alcalde ha tenido que lidiar en estos meses con la crisis provocada por la salida del Ayuntamiento del Secretario General del PSOE, José Antonio Viera. Ha dedicado tiempo y esfuerzo a preparar las campañas para las elecciones autonómicas y generales. Y ahora, su equipo de gobierno anda enfrascado en cuestiones orgánicas previas al congreso provincial que se celebrará el 19 de julio y que puede comprometer a la institución si pierden los críticos con los que se alinea Sánchez Monteseirín. Todas estas cuestiones, obviamente, no han anulado la gestión municipal pero sí han condicionado su desarrollo. Ha transcurrido un primer año en el que apenas han avanzado los grandes proyectos municipales, cuyos plazos, en la mayoría de los casos no se han cumplido respecto al compromiso adquirido en su día. Quedan tres años para avanzar en la contención del gasto, pero también para visualizar el segundo plan de barrios, el de vivienda, la peatonalización o los nuevos aparcamientos subterráneos, entre otros muchos proyectos pendientes.

  • 1