Local

Mudanzas políticas para vencer la crisis

Griñán pidió manos libres para su Gobierno y ha movido todas las fichas que ha querido. Ha mudado el rostro a ocho consejerías y ha hecho seis incorporaciones.

el 16 sep 2009 / 01:47 h.

TAGS:

I.C. / M.U. / I. M.

Griñán pidió manos libres para su Gobierno y ha movido todas las fichas que ha querido. Ha mudado el rostro a ocho consejerías y ha hecho seis incorporaciones.

Hoy tomarán posesión los 15 consejeros con los que José Antonio Griñán quiere sacar a Andalucía de la crisis y que el PSOE vuelva a ganar en las urnas en 2012. Ocho de ellos han sido la apuesta del recién estrenado presidente para los tres años que quedan de legislatura, respetando el principio de paridad obligatorio por ley -hay ocho mujeres y seis hombres, sin contar a Griñán y al portavoz, Manuel Pérez Yruela- y equilibrando en el equipo los perfiles políticos y los gestores.

La gran revolución que supone la entrada de Rosa Aguilar, todavía alcaldesa de IU, le permite a Griñán dotar de mucho peso específico su equipo. Con Luis Pizarro y Mar Moreno cierra el triángulo de referentes políticos entre los consejeros. A la ya ex alcaldesa de Córdoba le han puesto en bandeja la gestión de una de las joyas de la corona en tiempos de crisis, el departamento inversor por excelencia: Obras Públicas. La operación, según ambas partes, se gestó el mismo miércoles. En un momento en el que la crisis tiene efectos casi impredecibles y con el PP dispuesto a hacer de esta circunstancia una oportunidad para escalar electoralmente, el presidente ha querido reforzar la armadura política del Gobierno. Pizarro y Moreno son la mejor prueba de ello.

Pero es un Ejecutivo en el que los perfiles gestores abundan, y en los primeros puestos. Antonio Ávila y Carmen Martínez Aguayo -junto con Rosa Aguilar, las grandes apuestas personales de Griñán- han crecido en el organigrama de la Junta en la gestión, sin focos apuntándoles ni protagonismo. Y ese modelo es el que inspira el fichaje de la consejera de Justicia y Administración Pública, Begoña Álvarez, letrada del Consejo General del Poder Judicial. La gestión es la que, según fuentes cercanas al presidente, es la que avala la continuidad de María Jesús Montero, la titular de Sanidad que se fogueó como viceconsejera en los años de Francisco Vallejo en ese departamento; y de Juan Espadas, consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, uno de los más activos en el año de legislatura que ahora se cumple.

En el PSOE-A no suelen admitir en público que el equilibrio del Gobierno se mide también en las cuotas territoriales. No lo hacen, pero existen. Ayer no hubo ni un secretario provincial que alzase la voz contra la nueva composición del Gobierno, aunque son las provincias de Sevilla y Granada las que pero paradas salen al hacer el recuento. La primera pierde una consejería de peso gobernada por un perfil absolutamente político, Evangelina Naranjo, que deja Justicia. Aunque Carmen Martínez Aguayo es militante de la agrupación de Nervión, en Sevilla, los socialistas de esta provincia no la cuentan en su cuota territorial. Granada ve caer a Teresa Jiménez, que fue cabeza de lista al Parlamento andaluz. Ella es la única que sale de la Junta tras menos de un año al frente de su departamento. Naranjo estaba en su segunda legislatura y Francisco Vallejo, ex consejero de Innovación, llevaba en el Consejo de Gobierno desde 1994.

La dirección del partido, a la que Griñán se ha cuidado en todos estos días de atribuir la potestad de alumbrarle con la "luz larga", aseguró ayer que de este Gobierno le gusta la "pluralidad" y la "capacidad de gestión".

  • 1