Cultura

Muere a los 89 años Antonio Rivera, padre de Paquirri

Antonio Rivera ha muerto esta mañana en el hospital Puerta del Mar de Cádiz, donde permanecía ingresado desde hacía 22 días.

el 10 nov 2009 / 16:26 h.

Antonio Rivera Alvarado, padre del torero Francisco Rivera "Paquirri", ha muerto a primera hora de la tarde de hoy en Cádiz, a la 89 años, informaron a EFE fuentes familiares.

El fallecido estuvo ingresado los últimos días en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz al agravarse su estado de salud como consecuencia de una dolencia hepática, además de que padecía ligeros síntomas de alzheimer, según las fuentes. El sepelio se efectuará mañana en Barbate (Cádiz), de donde era natural y donde ejerció como conserje del matadero municipal una vez que se retiró de la actividad taurina, pues vistió también el traje de luces en su juventud. Antonio Rivera inculcó la vocación de la tauromaquia a sus hijos José (el mayor, apodado "Riverita") y Francisco (el célebre "Paquirri", muerto por un toro en el ruedo de la plaza de Pozoblanco). Igualmente fomentó la afición de sus nietos Francisco Rivera Ordóñez, Cayetano Rivera Ordóñez y José Antonio Canales Rivera, todos ellos toreros de alternativa.
El patriarca de los Rivera desde pequeño comenzó con su afición taurina, incluso llegando a torear los becerros que su padre compraba para su negocio de carnicero.

En sus inicios contó con la ayuda del matador Pepe Gallardo para torear varias novilladas por la provincia de Cádiz hasta que se presentó en Madrid, el 7 de septiembre de 1941, donde dio una vuelta al ruedo. Al año siguiente volvió a Las Ventas, el 29 de marzo de 1942, una tarde muy complicada para él, pues tras sufrir una voltereta, un novillo de la ganadería de Concha y Sierra le pisó la mano izquierda y los médicos le tuvieron que amputar dos dedos, por lo que tuvo que suspender la alternativa, que tenía cerrada ya para Sevilla, y retirarse del toreo en activo. Entre los retos que se marcó y fue capaz de sacar adelante destaca la capacidad para seguir vinculado a la actividad taurina después de perder a su hijo "Paquirri" en el ruedo. A Antonio Rivera se le apreció mucho en el mundillo del toro por su extraordinaria personalidad, ya que fue un hombre luchador y de carácter afable, abierto e ingenioso.
Conocía todos los secretos del toreo, tanto en la plaza como en la calle y en el campo. Vivió sus últimos años en la finca "El Robledo", de Constantina (Sevilla), que fue herencia de su hijo "Paquirri". 

  • 1