Cultura

Muere el actor Charlton Heston, el rostro de la épica en el cine

La voz profunda y el rostro sobrio de Charlton Heston permitió al Hollywood de los años 50 revivir personajes históricos como Moisés o El Cid. "Tengo una cara de otro siglo", llegó a decir el actor fallecido ayer en Los Ángeles. El artista padecía una enfermedad degenerativa similar al alzhéimer.

el 15 sep 2009 / 02:50 h.

La voz profunda y el rostro sobrio de Charlton Heston permitió al Hollywood de los años 50 revivir personajes históricos como Moisés o El Cid. "Tengo una cara de otro siglo", llegó a decir el actor fallecido ayer en Los Ángeles a los 84 años. El artista, retirado de la interpretación desde hacía años, padecía una enfermedad degenerativa similar al alzhéimer.

El legendario intérprete, ganador de un Oscar por Ben-Hur, la película más aclamada de la historia, murió en su residencia de Beverly Hills, tras haber sufrido durante seis años un lento e imparable deterioro. Con una entereza propia de sus personajes, el propio actor hizo público que padecía una enfermedad que le iría mermando poco a poco la memoria y sus funciones vitales, al igual que le ocurrió a su buen amigo, el que fuera presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan.

"Debo tener coraje y resignación en igual medida", dijo en aquel momento Heston, quien se vio obligado a cerrar definitivamente entonces la puerta al cine y a toda actividad pública al frente de Asociación Nacional del Rifle, organización en favor de las armas que lideró durante años. Con su constitución atlética, sus rasgos marcados y su timbre de voz, Heston encajó perfectamente en el tipo de estrella que Hollywood buscaba para sus grandes producciones de los años 50, en los que la industria buscó inspiración en la Biblia y en los libros de Historia. Heston será recordado como el Moisés de Los diez mandamientos y el héroe de la reconquista española, Rodrígo Díaz de Vivar, en El Cid. Pero sus reencarnaciones de personajes históricos no acabaron ahí, pues resucitó a San Juan Bautista, Miguel Ángel, a Marco Antonio, al Cardenal Richelieu y a Enrique VIII.

También participó en otras grandes producciones, como 55 días en Pekín, Titanic, Terremoto y El planeta de los simios, historia en la que volvió a participar cuando interpretó un pequeño papel en la nueva versión de Tim Burton.

John Charlton Carter, como era su verdadero nombre, nació en Evanston, Illinois, el 4 de octubre de 1924, y ya desde pequeño amó el teatro, lo que le llevó a inscribirse en cursos de teatro en la Universidad, donde conoció a su esposa Lydia Marie Clarke, con la que tuvo dos hijos. Con ella interpretó varias obras de teatro, y más tarde protagonizó en 1948 la obra de Shakespeare Antonio y Cleopatra, que le proporcionó gran éxito durante dos años.

Heston fue contratado para interpretar el papel de Marco Antonio en la película Julio Cesar (1949), dirigida por David Bradley, que le abrió el camino al estrellato. Con este mismo director había trabajado ya en Peer Gynt (1942).

A partir de ahí su carrera despegó, y realizó decenas de películas, entre ellas El mayor espectáculo del mundo (1951), de Cecil B. DeMille; Cuando ruge la marabunta (1954), de Byron Haskin; El secreto de los incas (1954), de J. Hopper; Horizontes azules (1955), Los diez mandamientos (1956), de C. B. DeMille, y Sed de mal (1957), de Orson Welles.

Consiguió el Oscar al mejor actor protagonista por su trabajo en Ben-Hur en 1960, aunque él siempre dio mas valor a la calificación de "Mejor marido de Hollywood". Dos años después, 1961, protagonizó la película El Cid, de Anthony Mann, junto con Sofía Loren, y rodada en Peñíscola (Castellón, España).

Junto con su figura artística, que completan otras 70 obras de teatro y seis libros, también tuvo una fuerte faceta política en el hombre conocido como el último bastión de los conservadores en Hollywood. Además de ser un republicano acérrimo, fue un firme defensor del uso de las armas, como lo demostró desde la Asociación Nacional del Rifle, que presidió durante años.

  • 1