Local

Muere en el hospital un anciano que denunció haber esperado dos horas a la ambulancia

Su familia cree que la demora en atenderlo pudo propiciar su fallecimiento y espera al resultado de la autopsia, que se realizará hoy.

el 01 ene 2011 / 19:40 h.

TAGS:

Un hombre de 79 años cuya familia había denunciado que tuvo que esperar dos horas a una ambulancia, tras haber sufrido una fractura de cadera a las puertas de un ambulatorio, murió el viernes por complicaciones respiratorias. Sus hijos han anunciado que van a denunciar al Servicio Andaluz de Salud (SAS) al entender que el trato "negligente" recibido ha podido influir en su fallecimiento.

El hombre se cayó al bajar una escalera sin barandilla en el centro de salud Cisneo Alto, y se rompió la cadera. Aguardó dos horas a que llegase una ambulancia "sin que ningún médico saliera a atenderlo", según explicó una de sus cuatro hijos, Ángeles Blanco. Fue ingresado en el hospital Macarena, pero las complicaciones de la fractura deterioraron su estado y murió por insuficiencia respiratoria unos días después del accidente, sin que ni siquiera pudieran operarlo porque la rotura desestabilizó su organismo.
La familia ha decidido poner el caso en manos de un abogado para acudir a los tribunales y denunciar por la vía civil al SAS, ya que consideran que las demoras en la atención que recibió el hombre han propiciado su muerte.

Su hija explicó que el hombre acudió con su esposa a Cisneo Alto, en la Macarena, como hacía cada tres meses para tratarse una dolencia crónica. El ascensor estaba estropeado, pese a que este ambulatorio fue inaugurado hace apenas un mes, y decidió subir y bajar por la escalera. Pero al bajar tropezó en un tramo en el que la barandilla estaba rota, perdió el equilibrio y cayó, rompiéndose la cadera. Según la familia, la ambulancia no llegó hasta dos horas después, sin que entretanto ningún facultativo del centro lo atendiera. "La gente se ofrecía a llevarlo en coche, porque mi padre no dejaba de gritar de dolor, y allí nadie hizo nada", se quejaba ayer su hija. Cuando fue ingresado en el hospital Macarena sufría ya una insuficiencia respiratoria que impidió que pudiera ser operado, "y luego se fue apagando hasta que murió".

La familia se queja de que "desde el minuto cero todo estuvo mal: porque no había ascensor aunque el centro de salud es nuevo, porque la barandilla de la escalera estaba rota -tras el accidente pusieron carteles para que la gente usara el montacargas, pero antes no- y por la demora de la ambulancia". "Mi padre estaba mayor y tenía sus cosas, pero si no fuera porque el ascensor no funcionaba y la barandilla estaba rota, no se hubiera caído y podría haber estado varios años más con nosotros".

Por eso han puesto el caso en manos de un abogado, que está a la espera de que elInstituto de Medicina Legal realice la autopsia para recabar datos que sustenten su denuncia. La familia espera que se haga esta misma mañana para incinerarlo por la tarde en el tanatorio de la SE-30.

La Delegación de Salud de la Junta en Sevilla confirmó que la caída del anciano se produjo cuando, una vez que lo vio su médico, bajaba por las escaleras acompañado por su esposa. Precisaron que al paciente "se le atendió en todo momento" y que, como presentaba dolor, se le administró un calmante y se llamó a la ambulancia, "que tardó 50 minutos en llegar" frente a las dos horas que denuncia la familia. Salud afirma que la actuación del personal del centro sanitario fue la adecuada.

  • 1