sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Local

Muere tras ser apuñalado en el abdomen

Un varón de 35 años murió ayer desangrado en Kansas City, a la altura del Polígono San Pablo, tras arrastrarse sangrando unos 30 metros después de ser apuñalado en el abdomen. Unos testigos dijeron haber visto huir a cuatro personas en un coche oscuro de gama alta.

el 15 sep 2009 / 17:16 h.

TAGS:

Un varón de 35 años murió ayer desangrado en Kansas City, a la altura del Polígono San Pablo, tras arrastrarse sangrando unos 30 metros después de ser apuñalado en el abdomen. Unos testigos dijeron haber visto huir a cuatro personas en un coche oscuro de gama alta. La Policía baraja que el fallecido fuera argelino.

Tras analizar los numerosos charcos de sangre dejados por la víctima en su agonía, la Policía Científica escudriñaba anoche minuciosamente los contenedores de basura y los matorrales de la carretera, probablemente en busca del arma. Ya antes habían rebuscado bajo numerosos coches, porque los últimos metros recorridos por la víctima ampliaron el escenario del crimen, que quedó rodeado por un cordón policial tras el que se agolpaban los curiosos, preguntando sin cesar por una muerte cuyos motivos se ignoran: todas las hipótesis están abiertas, insistía ayer la Policía.

Los hechos ocurrieron en torno a las 19.30 horas, cuando el teléfono de emergencias 112 recibió numerosas llamadas que alertaban de que había un hombre sangrando tendido en plena calle en Kansas City. El apuñalamiento se produjo en un pequeño aparcamiento en superficie en la vía de servicio de la carretera, frente al concesionario de Renault, donde hay numerosos bloques de pisos con los soportales cerrados con rejas "porque aquí de noche no hay un alma y es peligroso", explicaba un vecino.

El hombre recorrió unos 30 metros y cayó tendido entre los matorrales de la carretera. Los testigos insitían en que la víctima, de 35 años según informó el 112, era magrebí y había llegado desde unos soportales cercanos discutiendo con otras personas, hasta terminar recibiendo al menos una puñalada "en el bajo vientre", según la Policía, aunque ni ésta ni los servicios sanitarios precisaron si podía tener más de una herida. En todo caso fue certera, porque se desangró rápidamente.

Al parecer se trata de un ciudadano argelino con pasaporte francés, según los primeros datos recabados, si bien la Policía seguía trabajando anoche en el lugar del asesinato y no daba nada por seguro, ni siquiera la identidad del fallecido, que se confirmará hoy al realizarle la autopsia.

También hubo quienes dijeron a los numerosos agentes -de Homicidios, Policía Científica y Seguridad Ciudadana- que literamente tomaron la zona que habían visto escapar a cuatro personas en un turismo de gama alta y de color oscuro, probablemente negro, un detalle también por confirmar cuando se tome declaración en firme a los testigos. Los vecinos no conocían a la víctima y decían que por la zona no viven muchos inmigrantes.

  • 1