Muere un joven tras colisionar dos motos de agua en el pantano Torre del Águila de Utrera

El fallecido, de 30 años, golpeó su vehículo contra otro que conducía un amigo suyo. Al parecer, el joven había acudido al pantano a probar el funcionamiento de la moto acuática, ya que tenía la intención de ponerla en venta.

el 17 ago 2014 / 23:00 h.

motos acuáticasLo que simplemente era una visita al pantano para probar el funcionamiento de una moto acuática acabó costándole la vida. Un joven de 30 años, vecino de la localidad sevillana de Utrera, falleció en la tarde de ayer domingo cuando golpeó su vehículo contra otro de las mismas características, al mando del cual se encontraba un amigo suyo, en el utrerano pantano Torre del Águila. El siniestro tuvo lugar en torno a las 17.15 horas. Por causas que aún se desconocen, la moto que conducía el fallecido embistió por detrás a la que pilotaba el otro implicado en el accidente, quien además es vecino de la víctima. Fruto del impacto, el primero de ellos perdió la vida en el momento de la colisión, por lo que los efectivos de emergencia no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Por su parte, el otro joven resultó ileso, y dio negativo en las pruebas de alcohol y de otro tipo de sustancias que se le practicaron con posterioridad, según explicó Juan Carlos González, presidente de la Entidad Local Autónoma (ELA) de El Palmar de Troya, perteneciente a Utrera, un núcleo de población cercano al pantano en el que se produjeron los hechos. Hasta allí se desplazó al tener constancia del trágico siniestro, para conocer de primera mano lo que había sucedido e interesarse por este trágico accidente que se ha saldado con la vida de este joven. Se da la circunstancia, según González, de que el fallecido había acudido hasta el pantano a probar el funcionamiento de la moto acuática de la que era titular, porque tenía la intención de poner el vehículo en venta. Fuentes del servicio municipal de emergencias explicaron que, al conocer el trágico siniestro, se desplazaron hasta el lugar del suceso varios efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Local, el 061 y el Servicio Andaluz de Salud. A todos ellos se unió la presencia del forense, que dictaminó con posterioridad el levantamiento del cadáver, para ser trasladado al Instituto Anatómico Forense de Sevilla, donde se le practicará la autopsia. En el momento en el que se produjo el siniestro en la tarde de ayer, en torno a dicha zona había otro grupo de personas, que se había desplazado hasta este entorno natural para pasar un día de campo, y que fueron testigos del revuelo que originó el terrible accidente entre las dos motos de agua. La presencia de ciudadanos en ese lugar es una escena que se repite con mucha frecuencia, especialmente durante el período estival, para disfrutar de la naturaleza y sobrellevar de mejor manera las altas temperaturas que sufre la provincia de Sevilla en un espacio como éste, donde la arboleda es abundante. Y es que el pantano Torre del Águila ha sido históricamente un lugar al que han acudido numerosos utreranos para disfrutar del paraje e incluso bañarse. Se trata de unos terrenos cuya agua se dedica al riego para las actividades agrícolas de la comarca, a través de la presa que sirve de cierre a dicho pantano, muy conocido y frecuentado en la zona. No obstante, el fallecimiento que se produjo ayer no es la primera muerte que contempla ese lugar. Con anterioridad, ya se han registrado algunos casos de personas que perdieron la vida mientras estaban en el agua. Por ello, tras haberse visto escenas similares con anterioridad, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) determinó hace años la prohibición del baño en el pantano, además de la realización de actividades recreativas con motos de agua, embarcaciones de recreo y otros elementos. Para poder llevarlas a cabo, es necesaria una autorización expresa por parte de dicho organismo, algo que no había ocurrido en este caso.

  • 1