Local

Mueren 14 inmigrantes después de 12 días de travesía hasta Canarias

Llevaban 12 días en el mar. Al menos 60 personas viajaban en una embarcación procedente de Mauritania. El cayuco se averió, los inmigrantes se perdieron y la falta de agua y alimentos y el frío acabaron cobrándose 14 vidas. Podrían ser más. Ya son 300 los muertos en 2008 en su travesía hacia España. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:08 h.

TAGS:

Llevaban 12 días en el mar. Al menos 60 personas viajaban en una embarcación procedente de Mauritania. El cayuco se averió, los inmigrantes se perdieron y la falta de agua y alimentos y el frío acabaron cobrándose 14 vidas. Podrían ser más. Ya son 300 los muertos en 2008 en su travesía hacia España.

Además de los 14 inmigrantes muertos -13 llegaron en el cayuco y uno se encontró flotando en el mar-, hay 46 supervivientes que lograron llegar a tierra. Siete de ellos fueron trasladados a diversos centros hospitalarios aquejados de hipotermia y deshidratación de carácter leve, salvo complicaciones, por lo que no se teme por su vida, informó un portavoz del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112. Los inmigrantes que están en peor estado son aquellos que han bebido agua del mar durante el viaje.

13 de los fallecidos iban en el fondo del cayuco, que fue interceptado por la patrullera Almirante Díaz Pimienta de la Guardia Civil hacia las 07.30 horas de ayer, después de que el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) detectara su presencia a unas dos millas del sur de Gran Canaria y condujese la embarcación al puerto de Arguineguín (Mogán).

Después de dejar a los inmigrantes en tierra, la patrullera volvió a alta mar y encontró un cuerpo sin vida de otro inmigrante flotando a unas siete u ocho millas de la costa, que recogió. No se descarta que puedan aparecer más cadáveres en el mar que los supervivientes pudieran haber arrojado por la borda. Todos los inmigrantes del cayuco son de origen subsahariano y todos los fallecidos varones, mientras que entre los supervivientes hay dos mujeres y ningún menor.

"Estaban todos deseando bajarse del cayuco y muy cansados" por la incomodidad de una travesía tan larga que, además, compartieron con sus compañeros muertos en el fondo de la embarcación, indicaron las fuentes de Emergencias 112.

Negro balance. Incluyendo los inmigrantes llegados ayer, Canarias cierra los tres meses de verano -junio, julio y agosto- con un total de 2.713 inmigrantes, lo que supone 446 menos que en 2007. De este modo, en lo que va de año han alcanzado las costas canarias 5.516 personas, 1.140 menos que en el ejercicio anterior, según informó a Europa Press la Delegación del Gobierno en Canarias. En el mes que más llegaron fue el de junio, con 935. Así, han arribado un total de 104 embarcaciones en 2008.

De todos estos inmigrantes, los hay que han conseguido salir adelante y hacer su vida en España. Algunos de ellos han sido repatriados a sus países y otros no han tenido tanta suerte. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) cifró ayer en más de 300 el número de inmigrantes que han perdido la vida a lo largo del año intentando alcanzar la costa española y abogó por el desarrollo de una "gestión legal" de los flujos migratorios frente a la política actual.

El presidente de la APDH-A, Rafael Lara, aseguró a Europa Press que "ni el Frontex ni el SIVE van a detener la llegada de inmigrantes", algo que, según dijo, se demuestra en la cifra de llegados este año a las costas españolas, "algo más baja que el año pasado, aunque no especialmente, y con un nivel muy similar al año 2005".

Según dijo, después de "dos años de aplicación masiva" del Frontex, de la extensión del SIVE a toda la costa andaluza, de los acuerdos de repatriación y para impedir la salida de inmigrantes de los países de origen, entre otras cuestiones, los inmigrantes "siguen llegando de una manera muy importante".

Reacciones. El hallazgo de 14 inmigrantes muertos a bordo de un cayuco representa "la expresión más dramática" de la inmigración ilegal, cuyos "únicos responsables son los traficantes" de seres humanos, según alertó ayer la secretaria de Estado de Inmigración. Consuelo Rumí lamentó la nueva tragedia ocurrida ayer en aguas de Gran Canaria y subrayó que el primer objetivo del Gobierno es evitar que las personas "sigan arriesgando" su vida.

Mientras tanto, desde el PP, el portavoz de inmigración en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, pidió ayer al Ejecutivo que "deje de dedicarse sólo a contar la cifra de cayucos y de inmigrantes muertos", y ejerza una mayor presión diplomática sobre los países origen de la inmigración ilegal.

Según Hernando, es necesario que España ejerza una mayor presión diplomática hacia los países de origen de la inmigración ilegal y debe endurecer las penas contra las mafias y el tráfico de personas.

  • 1