Local

Mueren los 3.000 peces del lago del Alamillo

El lago del Alamillo ha perdido sus 3.000 carpas, es decir, la totalidad de sus peces. El pasado domingo se detectó un mal olor y durante el lunes y el martes se registraron la mayoría de las muertes por falta de oxígeno. Entre las causas se baraja un alga tóxica o la contaminación del agua.

el 14 sep 2009 / 20:14 h.

TAGS:

El lago del Alamillo ha perdido sus 3.000 carpas, es decir, la totalidad de sus peces. El pasado domingo se detectó un mal olor y durante el lunes y el martes se registraron la mayoría de las muertes por falta de oxígeno. Entre las causas se baraja un alga tóxica o la contaminación del agua por exceso de excrementos de animales. El sabotaje es "poco probable".

El pasado domingo se detectó un mal olor en el lago, que ocupa nada menos que 25.000 metros cuadrados, y un día después empezaron a morir peces, según explicó el director del Alamillo, Adolfo Fernández Palomares. El lunes y el martes pasados fueron los días que más ejemplares fallecieron, si bien se siguieron registrando muertes hasta ayer mismo, aunque ya con menos intensidad.

"Pasó de la noche a la mañana. Creemos que han desaparecido todos los ejemplares", lamentó Fernández, que añadió que la carpa es la especie más común en el lago de este pulmón verde de la zona norte de la Isla de la Cartuja. De hecho, en las aguas del parque existen carpas comunes (Cyprinus Carpio), las de collar (Cyprinus collari) y las de espejo (Cyprinus Carpio), si bien también se han visto alguna vez algunos black-bass (Micropterus salmoides), peces rojos o carpines dorados (Carassius auratus) y peces sol o percasol (Lepomis gibbosus).

"Los niveles de oxígeno en el agua eran bajísimos", indicó el director del parque, que ha enviado muestras a un laboratorio especializado de la Universidad de Valencia.

Las causas

En tres o cuatro días los expertos determinarán el origen de la mortandad, si bien se barajan varias hipótesis. La primera es la acción nociva de un alga tóxica, si bien no se sabe cómo pudo llegar al lago. Además, es poco probable que este tipo de algas actúe en esta época del año. Lo normal es que se hagan notar en verano. El sabotaje se considera "poco probable", sobre todo porque se necesitarían muchos litros de pesticidas para matar a 3.000 peces.

Otra hipótesis es que la mortandad se deba a un "bloom de algas", esto es, el prolífico crecimiento de algas debido al enriquecimiento de nutrientes originando una seria reducción de la calidad del agua.

El aumento de la materia orgánica (excrementos y comidas) genera un incremento de algas, que consumen oxígeno de noche y pueden provocar la asfixia de los peces. Las aguas del parque ya estaban "al límite", según Fernández. Es decir, que la contaminación del agua (sin casi oxígeno) también se ha podido producir por la acumulación de excrementos de patos y peces. El mismo pan que las personas echan al lago para dar de comer a los animales provoca que se acumulen en el fondo de la laguna y aumente el fango de ésta.

Antecedentes

Precisamente ésta fue la causa de que hace dos años se plantease sacrificar a unos 150 patos. Medida que no se llevó a cabo por el rechazo social.

Además, hace más de once años también se registró una mortandad de peces similar a la registrada esta semana. El origen de aquellas muertes no se aclaró.

Por ahora, los técnicos de esta zona verde, con una gran actividad deportiva, social y cultural, estudian los siguientes pasos a seguir. Barajan aprovechar la situación -sin peces en el lago- para hacer una limpieza en profundidad del mismo, incluso se ha planteado su dragado. No obstante, parece casi descartado porque no hay tanto fango como se pensaba en principio.

Por su parte, los especialistas valencianos han recomendado al parque que opten por los anfibios (ranas, sobre todo) para repoblar el lago, ya que estas especies atraviesan una crisis en los últimos tiempos. La reposición de los peces no sería un problema: "Se reponen solos, llegan por distintos conductos y se reproducen a gran velocidad", dijo el director.

  • 1