Local

Multitudinario respaldo al juez Garzón contra "los hijos de la dictadura"

Cospedal afirma que el respaldo de los sindicatos al juez es un atentado a la democracia.

el 13 abr 2010 / 13:59 h.

TAGS:


Los sindicatos UGT y CCOO movilizaron ayer a varios miles de personas en Madrid para denunciar "la persecución" contra Baltasar Garzón y pedir que el juez no sea una nueva víctima del franquismo y "de los hijos de la dictadura".


En el homenaje, que contó con la presencia de sindicalistas, intelectuales, actores y representantes del mundo de la política como el ex presidente de la Generalitat de Cataluña Pasqual Maragall, intervinieron el rector de la UCM, Carlos Berzosa, el ex fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, así como los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.


Méndez calificó la apertura de la investigación contra Garzón en el Tribunal Supremo como una auténtica "vergüenza histórica" instigada por los "hijos de la dictadura", que pretenden que el franquismo "siga impune" y que el juez se convierta en otra víctima del franquismo. También, un grupo de madres y abuelas de la Plaza de Mayo, representantes de las asociaciones de Memoria Histórica, políticos como el socialista Pedro Zerolo o el coordinador general de IU, Cayo Lara, y profesores universitarios, apoyaron a los sindicatos en este acto de apoyo y solidaridad con el juez de la Audiencia Nacional. Ante ese auditorio también intervino Fernández Toxo, quien añadió que UGT y CCOO no están cuestionando la Transición, pero sí pretenden "restablecer y recuperar" la memoria de las víctimas, y subrayó que "la Ley de Amnistía no puede amparar el genocidio".


Jiménez Villarejo se llevó los mayores aplausos del numeroso auditorio tras un discurso en el que denunció "el atropello impropio de un Estado democrático" y acusó a los magistrados del Supremo de constituirse en un instrumento de la "actual expresión del fascismo español" por admitir las querellas de Falange Española y Manos Limpias. Villarejo criticó que el magistrado Luciano Varela, en el auto en el que anticipa la decisión de juzgar a Garzón, hable de "encomiable sensibilidad" de los jueces durante la dictadura, cuando "fueron cómplices hasta el último día de las torturas". El ex fiscal coincidió con los líderes sindicales en que es "absolutamente incompatible" con los tribunales democráticos "ponerse en manos" de Falange y de "los corruptos", que han denunciado a Garzón por investigar el Gürtel. Asimismo denunció que se están viendo "las sombras de la dictadura" sobre los tribunales y solicitó al Supremo que archive las querellas contra Garzón.
Mientras, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró ayer que el acto de apoyo a Garzón es "un atentado clarísimo contra la democracia y el estado de derecho" porque se trata de un intento de "presionar y coaccionar" al poder judicial. "Es una barbaridad que desde el mundo sindical se esté intentando presionar a un juez, en este caso al juez Varela, que está ejerciendo su magistratura de acuerdo con la ley, y que se intente obligar a adoptar una determinada resolución o la contraria. Creo que es un atentado clarísimo contra la democracia", aseveró en declaraciones a Telemadrid.


En la misma línea, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) expresó su "preocupación y tristeza" ante "las diversas manifestaciones que de forma sistemática vienen produciéndose atacando la actuación jurisdiccional del Tribunal Supremo" en relación con la causa abierta al juez Baltasar Garzón. El CGPJ hace referencia, "de manera especial", a las declaraciones hechas ayer "por personas que han ocupado destacadas responsabilidades en instituciones básicas del Estado".


Encierro. Pero las protestas continúan. Representantes del mundo de la cultura como Pedro Almodóvar, José Sacristán, Pilar Bardem, Luis García Montero o Almudena Grandes anunciaron que desde hoy llevarán a cabo un encierro indefinido en apoyo del juez de la Audiencia Nacional.


  • 1