Deportes

Murcia-Betis: qué bonito puede ser... para el Betis

El Betis, casi hundido hace un par de semanas, puede acabar la jornada como tercer clasificado gracias a la derrota del Cartagena. Para eso debe vencer al Murcia, último.

el 05 dic 2009 / 20:28 h.

El fútbol da tantas vueltas y tiene tan poca lógica que el Betis, denostado y vagando como alma en pena por la mediocre tierra de nadie de la Segunda División no hace ni dos semanas, sólo necesita vencer hoy al colista para colocarse tercero y retornar a la zona de ascenso. El equipo verdiblanco, cuarto después de ganarle al Villarreal B los tres puntos aplazados en su día por la gripe A, es el primer candidato para aprovechar el primer tropiezo de los tres de arriba, y la buena noticia ocurrió ayer: la Real Sociedad ganó y el Hércules empató, pero el Cartagena cayó en Soria, así que la tercera plaza está al alcance del conjunto que dirige Antonio Tapia.

El ascenso, no a Primera sino al tercer puesto -por algo se empieza-, pasa para el Betis por una victoria en la Nueva Condomina, un estadio de Primera donde juega un equipo de Segunda B. No tiene el Murcia una mala plantilla (Óscar Sánchez, ex Valladolid; Pereyra, ex Mallorca; Mejía, ex Real Madrid...), pero por una razón u otra, quizás porque las cosas se le torcieron desde el principio y los nervios han podido más que las piernas, sólo ha sido capaz de ganar un partido en toda la temporada y ahora vegeta en la última posición. La escuadra pimentonera no se come un pimiento (con todos los respetos para tan histórico club, por supuesto) y su trayectoria justifica que José Miguel Campos fuese destituido hace cinco jornadas para hacer sitio a José González. El Murcia empezó con una derrota, luego sumó siete empates consecutivos y desde entonces ha perdido cinco de seis encuentros. No hay más comentarios.

El Betis, de todas formas, haría muy mal en pensar que los tres puntos son suyos sólo porque viene de ganar dos partidos seguidos y porque el Murcia está fatal. El conjunto verdiblanco ha mejorado y ha ganado con solvencia a Las Palmas y Villarreal B, es cierto, pero en lo que va de campaña no ha sido capaz de enlazar tres victorias consecutivas (dos como mucho, y una vez). Y además debería recordar la lección que le dio el Castellón, también colista cuando lo visitaron los heliopolitanos... y pasó lo que pasó (1-0). El trayecto bético fuera de casa tampoco es como para darse golpes de orgullo en el pecho: sólo logró los tres puntos en Albacete (4ª jornada) y Gerona (9ª), y de este último hito hace ya más de un mes.

Estadísticas aparte, el Betis sí debe pensar que es superior al Murcia. Que tenga trece puntos más es un indicio bastante evidente, pero también lo es que en el anfitrión no haya ningún futbolista como Emana. Viene a cuento el camerunés porque su irrupción, tardía pero irrupción al fin y al cabo, ha sido fundamentalísima para que la reacción verdiblanca sea verídica. En el Murcia tampoco hay ningún Arzu ni ningún Melli, que, también más vale tarde que nunca, han dado al grupo esa consistencia defensiva tan reclamada por el técnico. Y tampoco hay alguien parecido a Sergio García, Juanma o incluso Goitia, otro protagonista en franca progresión.

Pero claro, el Betis es el Betis. Y si el Betis, que hace dos domingos veía el ascenso a seis puntos, está a punto de entrar otra vez en esa zona VIP, ¿por qué no va a pensar el Murcia que puede hacer lo mismo pero en dirección a la permanencia? ¿Y por qué no va a tropezar el Betis en el campo del peor equipo del momento en la categoría? Ya lo hizo una vez. Hoy, para no repetir un fiasco similar, Tapia repetirá el once que puso la primera piedra de la remontada, ante Las Palmas. Si esos hombres ponen la tercera piedra, siempre podrán parafrasear el título de aquellas insufribles galas que TVE dedicaba a la ciudad hortelana (Murcia, qué hermosa eres) y proclamar Murcia, qué hermoso puede ser. Porque el Betis podrá jugar mejor o peor, pero ir tercero siempre será más bonito que ir cuarto...

  • 1