Cultura

Murillo en "estado puro"

Se presenta en el Museo de Bellas Artes de Sevilla la exposición ‘El joven Murillo' que se podrá ver hasta el 30 de Mayo.

el 19 feb 2010 / 12:54 h.

Esta muestra aborda el periodo formativo del pintor sevillano, una primera etapa que según la Consejera de Cultura, Rosa Torres, "es la más deconocida de su trayectoria, por lo que era necesario estuadiarla en profundidad".

Para hacer posible que la exposición llegara a la ciudad natal del artista, se han contado con importantes préstamos por parte de destacados museos y colecciones internacionales que han cedido durante aproximadamente seis meses piezas como ‘La vieja hilandera', prestada por The National Trust de Gran Bretaña y que hasta el momento permanecía desconocida por completo o ‘La Magdalena', obra bien conocida en el siglo XIX en el ámbito anglosajón, pero desconocida en España y que ha sido cedida por The Matthiesen Gallery de Londres.

Además de estas ‘novedades', se podrán ver por primera vez en España numerosas obras que salieron del país en el siglo XVII como ‘Anciana con gallina' y ‘Muchachos comiendo melón' prestadas por Alte Pinakothek de Munich, ‘El joven mendigo' cedido por el Museo del Louvre o ‘José y la mujer de Putifar' que viene desde el Museo de Kassel.

Esta muestra ayuda a descubrir a un Murillo donde se empieza a vislumbrar su personal modo de representar tanto los temas religiosos, caraterizados por conducir las emociones y concretar la atención de quien contempla su pintura, como los temas sociales, donde la profunda sensibilización del artista ante los problemas de la época hacen que plasme éstos en una serie de obras que tienen como protagonistas a mendigos, niños pícaros y personajes desamparados.

Todo esto se podrá ver a través de un total de 60 pinturas, 42 de ellas procedentes de todo el mundo y la veintena que posee el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Según el Comisario de la exposición Benito Navarrete, durante cuatro años han estado estudiando el trayecto que han cursado estas obras a lo largo del tiempo, ya que las pinturas de Murillo están dispersadas por todo el mundo. Esto ocurre por dos motivos principales: el robo por parte de las tropas napoleónicas durante la invasión y la desamortización de Mendizábal de bienes eclesiásticos en 1842, en la que el propio estado permite la venta de estas obras. Así pues, Navarrete piensa que lo que representa esta exposición es "lo que hemos perdido para siempre y lo que hemos rescatado efímeramente".

Durante casi tres meses, quien quiera acercarse al Museo de Bellas Artes para conocer más la obra del famoso pintor sevillano, podrá hacerlo de forma gratuita y seguro que quedará sorprendido por un Murillo que, según el Comisario Navarrete, se presenta "sin aditivos, ni edulcorantes, un Murillo en estado puro".

  • 1