domingo, 24 marzo 2019
12:08
, última actualización
Local

Muro de Berlín, muro de Nueva York

Cuando cayó el muro del Berlín, símbolo de la división entre el bloque occidental y el comunista, cayeron muchas cosas más. Una de ellas fue la desaparición de la economía planificada soviética como modelo alternativo al capitalismo. Ni los chinos creen ya en el comunismo como sistema económico.

el 15 sep 2009 / 15:45 h.

Cuando cayó el muro del Berlín, símbolo de la división entre el bloque occidental y el comunista, cayeron muchas cosas más. Una de ellas fue la desaparición de la economía planificada soviética como modelo alternativo al capitalismo. Ni los chinos creen ya en el comunismo como sistema económico. Abrazan con pasión la práctica capitalista encastrada en un sistema totalitario en todo lo demás.

Después del plan de la Reserva Federal y del Secretario del Tesoro USA, agigantado por las declaraciones de Bush, los popes del conservadurismo capitalista tienen que ponerse a revisar sus textos a la carrera. Menos Hayek y más aceptar que el mercado no es capaz de sustituir al Estado. La teoría del aligeramiento del Estado, de que las multinacionales son los nuevos Estados ya es menos cierto que cuando se derrumbó el sistema financiero de Wall Street, otro muro que cae. No es lo mismo ver hoy la película de Kubrick "2001,una odisea del espacio" que en el año 68 de su estreno. Antes era posible imaginar que el mundo sería así en el 2001, ahora sabemos que no.

Lo mismo pasa con la economía. Ya sabemos que el Estado existe. Y ni las corporaciones económicas, ni los mercados ni los individuos, por poderosos que sean, son capaces de resolver los problemas de los ciudadanos?y menos los problemas económicos. O sea que los gurús del fin del Estado tienen que retirar de las librerías sus best sellers.

Tomarla con Zapatero en este tema es una tontería. Nadie duda ya de que lo que ha puesto en peligro nuestra economía es lo que llama Obama la codicia de Wall St. Vamos a ver cómo resiste nuestro sistema el latrocinio de los financieros americanos. Ellos sufren la humillación de tener que suplicar que el contribuyente pague la factura de su voracidad y de sus comisiones multimillonarias. Si resistimos, USA nos hace un gran favor dando carpetazo a la lujuria bursátil. No ser socialdemócrata a estas alturas se está poniendo difícil. Va a ser una rareza o una extravagancia de iluminados.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1