Local

Museos de encajes y lonas rayadas sobre el albero

Han sido sus casas durante siete días. En ellas han comido el pescaíto, recibido a sus amigos, bailado sevillanas y hasta despedido la fiesta con la última copa. Ayer, cuatro de las más de mil casetas del Real recibieron el reconocimiento municipal por sus cuidados exornos. Es el premio al esfuerzo decorativo de estas familias feriantes.

el 16 sep 2009 / 02:12 h.

TAGS:

En Pascual Márquez, 23 cuelga una placa cerámica de la pañoleta de la caseta. En ella se puede leer:Primer Premio del Concurso de Casetas 2009 en la categoría de un módulo. Su nombre, Los torpes, no hace gala a sus socios, pese a que se preste a guasa. La familia García Manjarón festeja este nuevo trofeo, que completa su palmarés de premios de otros años, expuesto en la trastienda:"Tenemos por lo menos seis... Por algo será", afirma una de las hijas de los socios, María Ángeles. Ella y su prole detallan los motivos del exorno:"¿Dónde estamos? ¿En Sevilla, no? Pues la decoración es muy sevillana, con referencias obligadas a nuestra afición taurina".

Mantoncillos, espejos y abanicos antiguos, centros de flores y retratos de figuras del torero como Manolete visten sus paredes: "La Feria va siempre unida a los toros", señalan a la par María Ángeles y su hermana Carmen, que apuntan que el premio sabe a "regalo de cumpleaños", pues en 2010 esta gran familia de los Almenta, Miralles, Carrascosa y Manjarón cumplirán 25 años en el recinto ferial. "Haremos algo", prometen.

Tres banderas -de España, Andalucía y Sevilla- ondean en lo alto de Peña hispalense, la caseta ganadora en la categoría de más de un módulo. Su presidente, Fernando Azancot, hace de cicerone por este museo efímero: "En la primera parte, el recibidor mantiene la síntesis entre la pura tradición de la caseta, donde prima la lona rayada con algún que otro toque de encajes en apliques, consola, cuadros, abanicos... y la armonía del salón de casa". En este espacio de inspiración romántica no falta ni un detalle:"Hay un piano dentado por la travesura de los niños y todos los centros son de claveles rojos.Es la flor de la Feria", dice Azancot.

Pero el concurso municipal ha otorgado también dos accésit, uno por categoría. La de un solo módulo ha recaído en Los de Chiciuelo 13, donde presumen de ser la más premiada de la Feria con 27 galardones: "Tengo premios hasta de cartón", confiesa su alma máter, el veterano Manolo Rodríguez, que se apoya en su nieto Javier Bullón. Rodríguez ha pintado una de las delicatessen del lugar: la barra y las puertas del baño con motivos de rincones sevillanos como Santa Cruz y la plaza de Doña Elvira.

El accésit de un módulo se lo ha llevado El agua, de Emasesa. Reproduce los Caños de Carmona con agua reciclada. Juan Marín, Joaquín Astasio, Luis León y Juan Herrera, empleados suyos, recogieron el diploma ayer en la caseta municipal.

  • 1