Local

Musharraf presenta su dimisión al frente de la presidencia de Pakistán

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, dimitió ayer de su cargo tras asegurar que todas las acusaciones que la coalición gubernamental ha preparado contra él para lograr su destitución son "falsas". Musharraf pone fin a una etapa de nueve años en el Gobierno paquistaní.

el 15 sep 2009 / 10:07 h.

TAGS:

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, dimitió ayer de su cargo tras asegurar que todas las acusaciones que la coalición gubernamental ha preparado contra él para lograr su destitución son "falsas". Musharraf pone fin a una etapa de nueve años en el Gobierno paquistaní.

En un discurso televisado a la nación, Musharraf justificó su decisión de dejar el poder en su deseo de evitar más "inestabilidad", que en su opinión sería el resultado tanto si superaba como si no el proceso de impugnación en el Parlamento que el Ejecutivo anunciaba para esta semana.

"Dejo el destino de esta nación en las manos del pueblo. Que ellos sean los jueces y hagan justicia", dijo el presidente, tras un largo discurso en el que defendió su actuación tanto en el campo económico como en el político en los casi nueve años desde que asumió el poder. Según Musharraf, el pliego de cargos que los socios del Gobierno han preparado contra él está hecho de "acusaciones falsas".

"Tengo fe de que ni un solo cargo contra mí podría ser probado, porque nunca pensé en mi propio interés, mi lema fue Pakistán primero", añadió. Pero, "gane o pierda el impeachment (la acusación del partido del Gobierno), en todo caso la nación será derrotada, sufrirá la dignidad del país", dijo.

Musharraf acusó a los socios del Gobierno de "engañar" al pueblo paquistaní, pero también subrayó que es su deber sacar a Pakistán de la actual crisis.

Según Musharraf, aunque hubiera superado la impugnación, las relaciones entre el Gobierno y la Presidencia no habrían mejorado, ni se habría superado el conflicto institucional. "El Ejército podría haberse visto implicado y no me gustaría que eso suceda", destacó.

Destitución. El ex general estaba en su peor momento desde 1999, cuando accedió al poder mediante un golpe de Estado.

El ex presidente Nawaz Shariff, al frente de la Liga Musulmana-N, y el Partido Popular de Paskistán (PPP), de la ex primera ministra Benazir Bhutto, liderado por su viudo, Asif Zardari, acordaron hace diez días iniciar un proceso para forzarle a salir del Gobierno. Hoy iba a tener lugar la votación en la Asamblea Nacional.

Sustituto. Los socios del Gobierno paquistaní debatieron su futura estrategia tras la dimisión de su enemigo común, el presidente Pervez Musharraf, cuya vacante fue ocupada de forma interina por el jefe del Senado, Mohamadmian Sumro.

Sumro asumió el cargo horas después de la renuncia de Musharraf, quien evacuó rápidamente la oficina presidencial tras recibir algunas visitas de cortesía, como la del jefe del Ejército, Ashfaq Pervez Kiyani, y pasar revista a la guardia de honor.

En círculos políticos y diplomáticos de Islamabad, no cabe duda de que la dimisión del presidente fue pactada con la principal formación del Gobierno, el Partido Popular (PPP) de la difunta Benazir Bhutto, e incluye su marcha al exilio.

El líder del PPP, Asif Zardari, se reunió en Islamabad con su aliado Nawaz Sharif, de la Liga Musulmana-N, y otros dos socios minoritarios del Gobierno, y juntos se congratularon por "el fin de la dictadura y el triunfo de la democracia" en Pakistán, según el comunicado oficial.

Para los socios gubernamentales, la subida registrada ayer en la bolsa y "el júbilo en las calles del país" tras la dimisión del presidente "prueban que el pueblo de Pakistán percibía la dictadura de Musharraf como un escollo".

La reunión no produjo más resultado que el anuncio de nuevas negociaciones hoy "para discutir cuestiones post dimisión y el fortalecimiento de la democracia" paquistaní.

Antes del encuentro, la Liga de Sharif se mostró "parcialmente contenta" por la marcha de Musharraf y pidió su juicio. Ahora, los dos partidos han de consensuar un candidato a presidente -que será elegido en votación parlamentaria en dos meses- y cumplir todos sus acuerdos.

  • 1