Local

Musharraf sella su poder con una ola masiva de arrestos políticos

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, ha aprovechado el estado de excepción decretado en el país para llevar a cabo una purga política que, por ahora, se ha traducido en la detención de 500 activistas de la oposición. El Gobierno, además, ya habla de retrasar las elecciones.

el 14 sep 2009 / 19:50 h.

TAGS:

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, ha aprovechado el estado de excepción decretado en el país para llevar a cabo una purga política que, por ahora, se ha traducido en la detención de 500 activistas de la oposición. El Gobierno, además, ya habla de retrasar las elecciones.

Cerca de 500 activistas de la oposición fueron arrestados ayer por el régimen de Musharraf en la primera jornada del estado de excepción declarado la noche del sábado en Pakistán, una medida que, según el primer ministro, Shaukat Aziz, estará en vigor "el tiempo necesario".

Las fuerzas de seguridad emprendieron una ola de arrestos masivos que afectó a líderes de la oposición, activistas y otras figuras políticas en las principales ciudades del país, en virtud de las nuevas medidas extraordinarias. "Ha habido entre 400 y 500 arrestos preventivos en el país", confirmó Aziz, además de reiterar que el Ejecutivo está comprometido con "una forma de Gobierno parlamentario".

Entre los detenidos están el presidente en funciones de la Liga Musulmana del exiliado ex primer ministro Nawaz Sharif, Javed Hashmi; el presidente de la Asociación de Magistrados del Supremo, y la activista pro derechos humanos Asma Jahangir, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán. En la lista de detenidos está además el que fuera jefe de los todopoderosos servicios secretos durante el primer gobierno de Benazir Bhutto (1988-1990), Hamid Gul, conocido por sus polémicas declaraciones extremistas y sus duras críticas a la política de EEUU.

Calendario electoral. El primer ministro paquistaní indicó que el estado de excepción fue impuesto por los "muchos desafíos" que debe afrontar Pakistán. También dijo que, bajo el orden actual, el Parlamento puede retrasar las elecciones generales "hasta un año", aunque matizó que todavía no ha tomado una decisión. La actual legislatura termina en teoría el próximo 15 de noviembre, y estaba previsto que las elecciones generales se celebraran a principios del próximo año.

Desde la declaración del estado de excepción la emisión de los canales privados de noticias de Pakistán está interrumpida, lo que ha convertido las páginas web de televisiones y periódicos en la única fuente de información independiente.

El estado de excepción fue hoy duramente criticado por los medios impresos, que calificaron la medida de "draconiana" y de un "segundo golpe" de Musharraf (tras el que dio en 1999 para alcanzar el poder), así como por los distintos partidos de la oposición. La comunidad internacional también ha reclamado el regreso al orden constitucional, aunque EEUU, principal aliado de Musharraf, ha señalado que continuará dando financiación militar a Pakistán porque es "un aliado muy importante en la lucha contra el terrorismo".

  • 1