sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Local

Myrtha Casanova «Para salir de la crisis hay que buscar posturas más flexibles»

La presidenta del Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad es considerada la mayor experta del mundo en materia de diversidad, gestión estratégica de los recursos humanos y políticas antidiscriminatorias.

el 08 dic 2009 / 18:56 h.

TAGS:

Myrtha Casanova es considerada la mayor experta en diversidad del planeta.

-¿En qué consiste la labor del instituto que preside?
-Nos movemos en la investigación para lograr que las empresas puedan implantar políticas de diversidad. Lo hacemos a través de auditorías en las que tratamos de identificar los problemas y conflictos que ellas atribuyen a otras causas pero que, realmente, suele estar en la naturaleza de su propio negocio.

 -¿Qué problemas son?

-Principalmente que reclutan personas muy "iguales", es decir, con una filosofía muy similar a la de la empresa, porque creen que sólo ahí está el talento. El resultado es una empresa estereotipada, incapaz de generar innovación. Sin embargo, es la inclusión, una fuerza laboral diversa y caminar hacia intereses comunes lo que construye empresas más competitivas. Para eso es necesario ver y también reflejar la diversidad de sus clientes, sus proveedores y su plantilla.

-¿Son conscientes de ello las empresas andaluzas?
-En general, en Andalucía, como en todo el sur de Europa, hay una tendencia a ser resistentes al cambio. Es muy frecuente repetir lo conocido y no son conscientes de que si hace diez años no dio resultado, hoy dará peor resultado aún. Las empresas españolas, como la mayoría, aún no han identificado la causa de sus problemas. En los últimos años, la eficacia tecnológica se ha perfeccionado pero el recurso humano, las personas, en definitiva, no se han analizado. Por eso no son conscientes de que lo que las hace diferentes es causa de evolución y no de conflicto. Además, hoy en día las personas tienen otros valores, las nuevas generaciones tienen una actitud diferente ante la vida y no se les puede tratar igual. Las empresas tienen que adaptarse a ese cambio y algunas lo hacen. Por ejemplo, buscando ingenieros mujeres para fabricar coches porque son ellas las que eligen los que se compran.

-¿Cuál cree que es el camino para que la diversidad sea una estrategia de empresa?
-Hay que hacer campañas de sensibilización. No se puede llegar un día y decir: Somos incluyentes. No es algo que pueda hacerse por decreto ley aunque es inevitable que cada vez seamos más diversos. Tenemos millones de extranjeros no comunitarios viviendo en España que han traído consigo nuevas ópticas y también costumbres de las que aunque nos parecen extrañas, tenemos que aprender.

-Suiza ha rechazado en referéndum la construcción de minaretes en las mezquitas y en Sevilla es una polémica viva... ¿ve alguna salida?
-La única salida que hay es el diálogo. Si hay asociaciones de comunidades de otras religiones que quieren actuar en el país en el que residen con sus propias expresiones religiosas lo que tienen que hacer es dialogar y llegar a acuerdos. Hay que evitar enfrentamientos que, al final, no llevan a ninguna parte.

-En un contexto de crisis, ¿cómo puede calar el concepto de diversidad?
-Lo que llamamos crisis supone que todos los agentes han sobrepasado los límites del sistema. Y es bueno porque todos los agentes han ido más allá de lo que tenían que haber hecho. Las inmobiliarias han ido más allá, los bancos también, el sistema financiero... Ahora hay que acercarse, como dice la Unión Europea, a la seguridad y a la flexibilidad. No se puede, por ejemplo, forzar a una empresa a tener los 5.000 empleados que tenía cuando sus ventas han bajado a la mitad. Eso hay que comprenderlo, y eso se comprende solamente mediante nuevos sistemas de diálogo, sistemas participativos y decisiones comunes. No se pueden mantener posturas inflexibles.

-¿Qué opinión le merece la Ley de Economía Sostenible?
-No la conozco en profundidad pero tiene que incluir conceptos de flexibilidad porque el entorno cambia y en eso influyen todos los agentes: consumidores, trabajadores, sindicatos, gobiernos...

  • 1