domingo, 09 diciembre 2018
20:35
, última actualización
Economía

Nace el manitas profesional para colgar un cuadro o arreglar el grifo

Dos jóvenes, Héctor Neri y Yolanda Castro, lanzan Masterbrico, un servicio a la medida de mayores o ‘torpes’.

el 26 ene 2015 / 11:00 h.

TAGS:

La empresa de estos dos jóvenes ofrece tarifas adaptadas a cada reforma, arreglo o bricolaje. / El Correo La empresa de estos dos jóvenes ofrece tarifas adaptadas a cada reforma, arreglo o bricolaje. / El Correo Las estadísticas lo dicen claro: cada vez hay más hogares con una sola persona, ya sea joven o mayor. Pero lo que no dicen los números es cuántas de estas personas son capaces de colgar un cuadro, arreglar un enchufe o encolar una silla. Cuántas no saben hacerlo, no tienen tiempo o, simplemente, no quieren hacerlo, vivan solas o acompañadas. Hasta ahora, la solución era el cuñado o amigo manitas o el chapuzas del barrio, opciones sin mucha fiabilidad. Por eso Héctor Neri y Yolanda Castro, tras algo menos de un año en el paro, decidieron crear Misterbrico, una empresa que hace todo tipo de reformas y que, además, se desplaza al domicilio para colgar unas cortinas o arreglar una persiana. Da igual si el trabajo es grande o pequeño. En su web www.misterbrico.es están las tarifas, acordes a cada tarea. Neri y Castro, sus socios fundadores, defienden que ofrecen un servicio adaptado a las necesidades y que buscan al cliente «que repite». Dicen defender una «economía del bien común, porque no todo tiene que ser nuevo, se puede arreglar o reciclar», indica Neri. Ambos vienen del maltrecho sector de la construcción. Ella asegura ser «la parte técnica», puesto que es aparejadora e ingeniera en Organización Industrial, mientras que él aporta «la habilidad» y sus muchos años de experiencia en la construcción. Misterbrico es, sostienen, fruto de su búsqueda por «algo distinto», algo que atienda necesidades ahora no cubiertas. Y, además, un intento por superar «los contratos precarios de las grandes empresas de ingeniería y construcción». Héctor Neri y Yolanda Castro, socios fundadores de Misterbrico. / Jesús Barrera Héctor Neri y Yolanda Castro, socios fundadores de Misterbrico. / Jesús Barrera Aseguran que su objetivo es aportar un servicio que muchas personas «no pueden, no saben, no quieren o no tienen herramientas para poder hacerlo y sin la conflictividad que puede provocar el llevar a casa al chapuzas». ¿Y vale la pena desplazarse a un domicilio sólo para colgar un store? Creen que sí. «Nos adaptamos a sus necesidades, pueden contar con nosotros por horas, alquilarnos por días o medio día o bajo presupuesto cerrado, como más le interese». ¿Y cuánto pueden cobrar por colgar unos cuadros? 25 euros, todo incluido. «Hemos conocido personas que han tenido los cuadros en el suelo hasta que se acercaban las Navidades y venía la suegra a comer. Entonces nos llamaron. Otro cliente es un joven que su trabajo no le deja tiempo para casi nada, así que nos encargó el montaje de una cocina», explica Neri tras añadir que también hay muchos clientes que, tras comprar una repisa en un gran centro comercial, les sale más barato que Misterbrico se la monte a contratar el montaje oficial del establecimiento. «Y si en esa hora nos da tiempo, pues por el mismo dinero le arreglamos un enchufe o un timbre que no suena bien». El reto para 2015 de Misterbrico es abrir un local en Sevilla capital porque, aunque son de Mairena del Aljarafe, quieren abarcar la capital y los municipios cercanos. «Creemos en esta idea y queremos que nuestros trabajadores y colaboradores también lo hagan para que trabajemos con alegría e ilusión», apostillan.

  • 1