Local

Naciones Unidas tiene que frenar a Israel

La invasión militar terrestre de Israel sobre la franja de Gaza y la división en dos de la zona para aislar la capital y bloquear sus accesos supone un punto de no retorno en el conflicto, que se ha cobrado ya centenares de víctimas civiles con una previsión incierta y a todas luces catastrófica sobre lo que ha de venir si nadie lo remedia.

el 15 sep 2009 / 20:43 h.

La invasión militar terrestre de Israel sobre la franja de Gaza y la división en dos de la zona para aislar la capital y bloquear sus accesos supone un punto de no retorno en el conflicto, que se ha cobrado ya centenares de víctimas civiles con una previsión incierta y a todas luces catastrófica sobre lo que ha de venir si nadie lo remedia.

La apabullante superioridad de las tropas israelíes, tanto en tecnología como en efectivos humanos se ha consumado, después de ocho días de intensos bombardeos, con la entrada de los blindados por el norte de la región. De nada han servido las peticiones de tregua y alto el fuego enviadas desde la comunidad internacional. Tal escenario, quizá obedezca a que esos llamamientos se han revelado demasiado tibios, sobre todo los de Bruselas y EEUU. Israel ha bloqueado Gaza y por ello está obligada a garantizar la entrada de víveres y medicinas para la población. Pero la teoría contrasta con una caótica realidad en la que los médicos de la Cruz Roja denuncian que no les dejan entrar y extranjeros -como la sevillana María Velasco y sus dos hijos-, que no les dejan salir.

Mientras, el caos se apodera de la zona y la desesperación es el denominador común del pueblo palestino, que impotente recoge del suelo los 500 cadáveres y dos millares de heridos que ya ha provocado la desigual batalla. Israel empieza a perder todas las oportunidades para convencer al mundo.

Su decisión de invadir Gaza, llevándose por delante centros educativos y tecnológicos con bombas de racimo que matan a mujeres y niños, es la vía más directa para perder la razón previa de autodefensa respecto a acciones terroristas de Hamás. El mundo mira atónito a Israel, que está haciendo lo contrario de lo que ha pregonado, bloqueando la ayuda humanitaria. La diplomacia internacional debe actuar ya con contundencia y firmeza ante una invasión tan cruel como desproporcionada que prima intereses particulares sobre los derechos humanos.

  • 1