jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Local

"Nadie debe sentir inquietud, mi único enemigo es el paro"

El popular, claro vencedor de las elecciones, asegura que será "el presidente de todos" y apela a la reponsabilidad para "salir todos juntos de la crisis". 

el 20 nov 2011 / 21:45 h.

TAGS:

-->-->-->

El candidato del PP a la Presidencia, Mariano Rajoy, hizo un llamamiento a la unidad y consideró el "esfuerzo solidario" como la clave para salir de la crisis en su primera intervención en la sede nacional de su partido después de confirmarse su victoria en las elecciones.

Tras agradecer a los españoles que han depositado en el PP su confianza, valoró la amplia participación como la "más contundente prueba de madurez democrática".

Además, el líder del PP se refirió en su primer discurso a todos aquellos que no "nos han votado" para asegurar que está decidido a ser "el presidente de todos y anteponer siempre el interés general a cualquier interés particular".

En este sentido apuntó que "nadie debe sentir inquietud alguna". "Mis únicos enemigos" en la tarea que le espera van a ser "el  paro, el déficit, la deuda excesiva, el estancamiento de la economía y todo aquello que mantiene al país en estas críticas  circunstancias", afirmó antes de reiterar que para ello cuenta con el trabajo de todos. "No sólo vamos a darlo todo sino que vamos a darlo con todos. Sólo saldremos adelante si salimos todos juntos y para conseguirlo todos tendremos que aportar lo mejor de nosotros mismos", afirmó.

El candidato popular dedicó unas palabras a aquellos que están en una situación "difícil". "Que nadie tenga duda de que todo aquello que se pueda hacer por mejorar su situación lo vamos a hacer", aseguró.

Además, el líder popular afirmó que la "diversidad" de España no debe ser una fuente de división porque es "fuente de grandeza" y "enriquece a los españoles". En este punto, anunció que convocará "inmediatamente" a todas las comunidades autónomas, independientemente de su color político, para llamarlas a "una reflexión compartida sobre la forma de afrontar coordinadamente las exigencias de esta grave situación". Y es que para el líder del PP la idea es "el esfuerzo común. Esfuerzo de todos y para todos. En una palabra, esfuerzo solidario", dijo.

Mariano Rajoy defendió igualmente que trabajará por que la voz de España vuelva a ser "respetada" en Europa y allí donde se juegan sus intereses. Para ello, se comprometió a que su Gobierno sea "el más leal pero también el más exigente de los socios, el más cumplidor y el más vigilante". "Dejaremos de ser un problema para volver a formar parte de la solución", recalcó.

"Por mi parte no van a faltar las ganas ni el trabajo ni el compromiso", afirmó, para añadir que no habrá "milagros". "Pero cuando se hacen bien las cosas los resultados llegan", concluyó.

Posteriormente, Rajoy salió al balcón de la sede de Génova donde miles de personas esperaban con banderas desde hacía varias horas al próximo presidente del Gobierno. Allí, Rajoy botó tal y como le pidieron y tras escuchar varias consignas como "socialista el que no bote" y "que viva España", el líder del PP reiteró la tarea que tienen por delante para la que cuenta con "todos" y volvió a pedir el apoyo para "hacer un gobierno en el que se sientan representados todos los españoles".

  • 1