Local

Nadie del Gobierno local acudió a la concentración contra ETA

El atentado de ETA que costó la vida al inspector Eduardo Puelles en Arrigorriaga echó ayer a la calle en señal de repulsa a miles de personas en toda España... menos en Sevilla. Aquí una confusión en la convocatoria hizo que sólo fueran una decena de ciudadanos, con el líder del PP, Ignacio Zoido, como único representante municipal.

el 16 sep 2009 / 04:33 h.

TAGS:

El atentado de ETA que costó la vida al inspector Eduardo Puelles en Arrigorriaga echó ayer a la calle en señal de repulsa a miles de personas en toda España... menos en Sevilla. Aquí una confusión en la convocatoria hizo que sólo fueran una decena de ciudadanos, con el líder del PP, Ignacio Zoido, como único representante municipal.

Se podían contar con los dedos de la mano y entre los asistentes no estaban ni el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, ni nadie del Gobierno municipal (PSOE-IU). La causa no fue el calor extremo de estos días, ni siquiera la bronca política que mantienen el Gobierno municipal y la oposición del PP, el origen de esta confusión lo generaron las convocatorias y contraconvocatorias emitidas por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). Nada más conocerse el lío la propia FAMP trató de aclararlo, pero la mecha ya estaba encendida.

Lo cierto es que la imagen tuvo su toque surrealista: una decena de personas, entre ellas Zoido, se agruparon en un lateral de la fachada del ayuntamiento, mientras los compuestos asistentes a una boda agasajaban a los novios. Y nadie del Gobierno local.

La FAMP explicó que primero había convocado a los andaluces al mediodía de ayer. Luego retrasó la cita al lunes para, finalmente, rectificar y volver a la convocatoria inicial: sábado 20 de junio a las 12.00. El motivo de estos cambios fue, según explicaron a Efe fuentes de la FAMP, que en un principio la organización barajó la posibilidad de realizar las concentraciones en Andalucía el lunes y no el sábado, como en el resto de España, debido a que el sábado "no trabajan los funcionarios". La confusión no sólo fue en Sevilla: en Granada tampoco se produjo ayer concentración alguna a la espera de organizarla mañana.

Juan Ignacio Zoido no desaprovechó la ocasión para mostrarse "sorprendido" ante la ausencia del equipo de Gobierno local, lamentando de paso la imagen que pudiera estar dando Sevilla. Zoido trasladó a la familia del fallecido "en nombre de Sevilla, ya que no hay ningún otro concejal", que "todos los sevillanos, con independencia de la ideología de cada uno, quieren estar al lado de ellos".

El primer teniente de alcalde, Antonio Rodrigo Torrijos (IU), así como otras personalidades como la diputada del PSOE Carmen Hermosín y su esposo, el eurodiputado socialista Luis Yáñez, llegaron más tarde a la Plaza Nueva para mostrar su repulsa al atentado, por lo que no participaron en la concentración. Rodrigo Torrijos lamentó la "pequeña confusión" y, tras recordar que la corporación municipal guardó el viernes un minuto de silencio al inicio del Pleno, aseguró que nadie cuestiona "en absoluto" la "incontrovertible" lucha de la ciudad contra el terrorismo.

El presidente de la Asociación Andaluza de Víctimas del Terrorismo, Joaquín Vidal, que sí estuvo presente en el acto, ajeno a la polémica, destacó que lo importante es que la familia de Eduardo Puelles sienta el apoyo de Andalucía y de Sevilla "en estos difíciles momentos".

Desde el Gobierno local su portavoz, Maribel Montaño, reclamó al PP que no utilizase la confusión originada de forma partidista y reivindicó la unidad de los demócratas frente a los terroristas. "Lamentamos que el PP utilice este asunto para extraer unas conclusiones partidistas", señaló la portavoz socialista en un comunicado en el que, eso sí, en ningún momento se pedía perdón por el malentendido. Desde el PP se subrayó que pese a la confusión ellos estaban allí a las 12, pero también perdieron la oportunidad de hacerlo bien del todo cuando no pudieron resistirse a meter la cuña política.

  • 1