Local

«Nadie ha actuado en Macarena-Tres Huertas desde el II Plan de Barrios»

Entrevista con José Luque Campos, portavoz de la Comunidad de Propietarios Macarena-Tres Huertas.

el 02 mar 2014 / 23:30 h.

TAGS:

El portavoz vecinal de Macarena-Tres Huertas, José Luque Campos, se ha visto afectado directamente por las radiaciones de las antenas de telefonía de la zona. El portavoz vecinal de Macarena-Tres Huertas, José Luque Campos, se ha visto afectado directamente por las radiaciones de las antenas de telefonía de la zona.

Qué hace un trianero de la calle Betis en la Macarena. José Luque cruzó el río hace décadas, cuando motivos familiares le obligaron a dejar su barrio natal y buscar cobijo en otros enclaves de la ciudad. En 1986 aterrizó en Macarena-Tres Huertas, años antes de la inauguración de la Exposición Universal del 92 en los terrenos baldíos de la Cartuja. Aquí ha pasado buena parte de su vida y aquí, insiste, quiere seguir viviendo sin la «constante amenaza de las radiaciones» de las antenas de telefonía móvil que coronan varios edificios y que, denuncia, están provocando «numerosos casos de cáncer» en la zona.

Hace poco se han cumplido 20 años de su celebración, pero ¿qué supuso la Expo’92 para esta zona de la Macarena? Le dio mucha vida al barrio, pues estábamos a apenas dos minutos del recinto. La transformación que sufrió la zona permitió, por ejemplo, que descubriéramos el río y su potencial turístico como zona de ocio y de esparcimiento. Se quitaron todas las vías del tren que iban por Torneo. En este sentido siempre bromeamos que primero nos acostumbramos al pitido de los trenes y ahora a las sirenas de las ambulancias por el hospital Macarena. Luego vino la urbanización de Nueva Torneo, que nos vino bien, pues gracias a ellos acabamos con el problema de ruidos de los bares-discotecas junto al río.

¿Qué opinión le merece el abandono y expolio que sufre parte del legado de la Expo’92, como es el caso de las maquetas de Andalucía de los Niños? Es una vergüenza que esté pasando. Alguien se tiene que responsabilizar de ello y poner freno a este expolio continuo. Creo que a veces tenemos recursos que dejamos morir y no sabemos darle salida ni aprovecharlos bien. Es una pena, con la de gente que hay en paro y que no se contrate a nadie para su vigilancia y mantenimiento.

¿Cuál es el perfil del vecino de Macarena-Tres Huertas? Es un trabajador de clase media, quizás, ahora con el paso de los años, más mayor, pero que posee un nivel adquisitivo bueno, pues en la mayoría de los casos trabajan los dos miembros de la pareja. Una situación que amortigua un poco los efectos de la crisis, pero lógicamente también se nota aquí.

¿Qué promesas hizo el alcalde a esta zona de la Macarena? Imagino que muchas, pero como nunca ha venido a reunirse con nosotros, pues no lo se muy bien. Nosotros vamos al distrito y hablamos con Evelia Rincón [la delegada responsable de la zona]. Nos escuchan y nos dicen muchas cosas, pero no hacen nada. Sí ha venido el alcalde aquí al lado, al Hogar de San Fernando, una zona cuyos vecinos están cansados de los problemas de suciedad e inseguridad con el trasiego de indigentes.

¿Qué intervención urgente necesita el barrio? El asfaltado de Macarena-Tres Huertas está muy gastado, con numerosos socavones que dificultan la circulación. Esto tiene ya 30 años y no se ha tocado desde entonces. Estuvieron midiendo y viendo el terreno y aún no han venido. Y luego el tema de la poda... lo estamos haciendo con dinero que aportamos los propios vecinos. En el parque se ha roto uno de los juegos que se lo tienen que llevar y lo hemos retirado nosotros a la espera de que vengan. Vamos que desde el II Plan de Barrio aquí no ha entrado nadie, pero sí se acuerdan luego para cobrar la contribución.

Hace poco lograsteis frenar la implantación de la zona azul en vuestro entorno... Nos oponemos rotundamente a la zona azul, porque ya pagamos bastantes impuestos, como para seguir pagando más. Sólo en el entorno del hospital llegamos a recoger mil firmas. Si llegan a retomar el tema, nos movilizaremos.

Pero el foco ahora es otro. La retirada de las antenas de telefonía móvil que concentra la zona... En el último año se han disparado los números de casos de cáncer en el vecindario. Uno de ellos soy yo, que me he llevado 13 días en la UCI. Estamos muy preocupados por los efectos en la salud de una antena instalada en la azotea del bloque número uno. Las radiaciones entran por las paredes, por lo que el único resguardo es mantener una distancia adecuada y aplicar el principio de precaución, alejando estos dispositivos del núcleo residencial. Si bien es cierto que no se puede demostrar una relación causa efecto entre la antena y esta enfermedad, sí se puede decir que hay una relación estadística. Tienen tres veces más de frecuencia de lo permitido. Creo que se puede regular y bajar.

¿Cómo va la recogida de firmas? ¿Qué barriadas colindantes se ven afectadas? Tanto la antena del bloque número uno como las siete restantes que hay, perjudican la salud de las más de mil personas que viven en Macarena-Tres Huertas, así como de quienes habitan en las zonas próximas como, Macarena 5H, Las Golondrinas, Jiménez Becerril, Sánchez Pizjuán, Doctor Marañón, Buero Vallejo, sin olvidar el colegio Pedro Garfias, el instituto Macarena, el Conservatorio Elemental de Música, la Facultad de Medicina y el Hospital Virgen Macarena. Estamos aún recogiendo firmas, rozamos ya el millar. Las vamos a entregar al Ayuntamiento para que intervenga en este tema y nos ayude a alejar las antenas de la zona, que, por cierto, de momento no se ha pronunciado. Además el bloque que tiene la antena, no da la cara y los técnicos vienen a repararla de madrugada.

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar con esto de las antenas? A movilizarnos donde sea. Esperamos no tener que realizar otras acciones más contundentes contra las antenas o contra los que las autorizan indebidamente.

Hace unos días se han reunido con representantes de Lipasam, ¿qué le han transmitido? En primer lugar, que tomen medidas contra la acumulación de excrementos de perros en las calles. Los inspectores de Lipasam se han comprometido a poner unos carteles disuasorios para acabar con esta mala costumbre que afecta a la convivencia de los vecinos de Macarena-Tres Huertas. También nos han comentado que si persiste el problema, vendrán de paisano y multarán al dueño del animal con 150 euros por no recoger los excrementos, así como otra sanción si no tienen chip. Pero hay otro problema. De Barqueta a la calle José Díaz, con muchos menos inquilinos que en esta barriada, hay tres veces más contenedores que en nuestra zona.

  • 1