Deportes

Nano volvió a pensar lo peor de su rodilla

El defensa del Betis  se lesionó de  manera fortuita en el entrenamiento, pero las pruebas descartaron una rotura en una rodilla que ya se ha partido dos veces.

el 10 mar 2010 / 12:36 h.

Nano es atendido por José María Montiel.

El entrenamiento transcurría con la normalidad más absoluta cuando, en un lance cualquiera del último partidillo del día, Nano cayó al césped y empezó a retorcerse de dolor. Inmediatamente, el fisioterapeuta, José María Montiel, se dio una carrera hasta donde yacía el central e intentó atenderle, pero el manchego no se levantaba. Cuando lo hizo, al cabo de unos minutos, intentó caminar por su propio pie, pero no hubo manera. Hicieron falta dos personas para llevarlo hasta el vestuario, de donde salió, lloroso y en muletas, hasta la clínica. El jugador se dolía de su rodilla izquierda y se temía lo peor, porque dos veces en su carrera se rompió los ligamentos de esa misma articulación. Una hora después, el doctor Tomás Calero le daba buenas noticias dentro de lo desagradable del asunto: “Hemos descartado una lesión grave. Ha habido una hiperextensión de la rodilla, pero parece que el menisco interno está indemne y que no hay edema óseo”, explicó el médico. Si las pruebas a las que se someterá en tres o cuatro días son “normales”, el periodo de baja será “muy corto”.

La máxima preocupación de Nano antes de conocer los primeros resultados era comprensible. Hace dos años y medio, en septiembre de 2007, ya sufrió una rotura completa del ligamento cruzado de la rodilla izquierda en un partido en Riazor y estuvo seis meses de baja. Y en noviembre de 2005, en el histórico partido de la Liga de Campeones ante el Chelsea, también se partió el ligamento lateral interno de la misma articulación.

EMANA Y SERGIO, BIEN. Los otros dos protagonistas del parte médico son Emana y Sergio García, que ayer volvieron a ejercitarse al margen del grupo, como el martes, pero la buena noticia para el Betis es que se espera que lleguen a tiempo de jugar pasado mañana contra el Real Unión. El camerunés sufrió una virasis y todavía no se ha recuperado, mientras que el catalán sintió un pinchazo en el abductor el domingo y tiene un plan de trabajo especial. El doctor Calero se mostró ayer tranquilo y convencido de que el sábado estarán aptos.

  • 1