Local

Napolitano descarta las elecciones

No habrá elecciones inmediatas en Italia, a pesar del clamor de la oposición conservadora liderada por Berlusconi. El presidente de la República optó ayer por no llevar al país a otra cita electoral. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 23:25 h.

TAGS:

No habrá elecciones inmediatas en Italia, a pesar del clamor de la oposición conservadora liderada por Silvio Berlusconi. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, optó ayer por no llevar al país, por ahora, a otra cita electoral y encomendó al presidente del Senado, Franco Marini, el difícil encargo de examinar si es posible formar un Gobierno que reforme la ley electoral.

Marini, de 75 años, tendrá que explorar así si existe el consenso suficiente para apoyar a un Gobierno de transición que debería aprobar esa ley y otras reformas antes de que se convocasen elecciones anticipadas. La decisión recoge el sentir no sólo del centro- izquierda, sino de los empresarios y otros representantes sociales que estos días se han manifestado partidarios de las reformas.

Sin embargo, va en contra de la petición de la derecha, encabezada por Silvio Berlusconi, que solicitó en bloque la convocatoria inmediata de elecciones, convencida de su triunfo a tenor de lo que vaticinan las encuestas.

Hombre perfecto. Napolitano explicó en una alocución que en el país se vive con preocupación que "no se pueda llegar a la necesaria estabilidad política sin las reformas". Para acallar las críticas de Berlusconi y sus aliados, afirmó: "Mi decisión no es en modo alguno ni ritual ni dilatoria", y para convencerles dio el encargo a Marini, un hombre estimado por todo el mundo.

De ese prestigio, habla por sí sola su biografía: procede del sindicalismo, pero lo alaba la patronal; milita en el centroizquierda, pero lo respeta el centroderecha; y es miembro de Acción Católica, pero sin con los laicos.

El portavoz de Berlusconi, Paolo Bonaiuti, reconocía que Marini "es una persona muy capaz", "excelente" y "la más indicada para negociar".

Pero, tras conocerse la decisión de Napolitano, Berlusconi cerró las puertas al diálogo: "Diremos que no estamos de acuerdo en el hecho de que haya necesidad de cambiar la ley electoral o de perder tiempo en un nuevo Gobierno que tendría una mayoría en el Senado con uno o dos senadores", dijo el ex primer ministro.

Berlusconi hizo la declaración tras reunirse con Pier Ferndinando Casini, líder de la Unión de Demócratas Cristianos y de Centro (UDC) y antiguo aliado suyo, del que se distanció este verano.

  • 1