viernes, 14 diciembre 2018
05:59
, última actualización
Local

'Narices electrónicas' contra imitaciones

Un grupo de investigación de la Universidad Pablo de Olavide desarrolla un dispositivo capaz de memorizar diferentes fragancias y detectar cuáles son falsas.

el 27 dic 2011 / 18:34 h.

TAGS:

El grupo de investigación de Química en Fases Condesadas e  Interfases de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, dirigido  por el Doctor José María Pedrosa, ha desarrollado un dispositivo  comercial de olfacción electrónica capaz de detectar de manera rápida  si un perfume es auténtico.  

Además, según ha informado en una nota la Fundación Descubre, el  bajo coste de este procedimiento, cuyos resultados han sido  publicados en la revista 'Sensors and Actuators B', supone una  herramienta "asequible" para las empresas del sector.

De esta manera, cuestiones como hasta qué punto una imitación es  realmente parecida al original y si la gran diferencia de precio  existente entre ambas tiene un origen irreal son las que se ha  planteado el equipo de José María Pedrosa.

Motivado por el cada vez más potente mercado de las imitaciones,  perfectamente legales y que se pueden adquirir en numerosos  comercios, el estudio también aborda la problemática de las  falsificaciones, un negocio sumergido e ilegal.  

"Todos sabemos que las falsificaciones existen en el mercado y,  aunque evidentemente no tienen nada que ver con el producto original,  es necesario demostrarlo científicamente", señala Pedrosa.  

Con este estudio han afianzado la capacidad de las 'narices  electrónicas' para detectar falsificaciones "fácilmente". A  diferencia de los sistemas de análisis convencionales que identifican  cada componente de un aroma por separado, el sistema de 'narices  electrónicas' ideado por estos científicos es capaz de detectar  mezclas de aromas complejos, donde hay más de un elemento aromático.  



"Cuando hablamos de un aroma que está compuesto por decenas o  cientos de compuestos aromáticos diferentes, separarlos y  dosificarlos uno por uno y asociarlos a una calidad se convierte en  una tarea inviable dada la laboriosidad del proceso y el elevado  coste que conlleva", explica Pedrosa. En cambio, este dispositivo  analiza el aroma en su conjunto, sin necesidad de separar los  distintos compuestos que lo forman.  

De esta manera, el dispositivo ofrece una respuesta global, siendo  capaz de detectar si la mezcla analizada es distinta a una mezcla  previa que se le ha hecho memorizar. "Está basado en los mismos  principios de percepción y asociación que rigen el olfato humano".  

Al hilo de esto, ha explicado que el ser humano desde que nace  está entrenando el olfato, empezando a identificar distintos olores y  aprendiendo a diferenciar un buen y un mal olor. "Al igual que la  nariz humana, el sistema necesita un entrenamiento, es decir, hay que  indicarle a qué tipo de aroma corresponde la respuesta que ha dado,  de este modo el dispositivo memoriza el tipo de olor y posteriormente  puede asociar sus respuestas de manera automática", precisa.  

La industria de las imitaciones de perfumes se ha convertido en un  mercado potente, siendo sus productos, en numerosas ocasiones, de  características muy similares a los perfumes originales que imitan. A  veces, la calidad de éstas es "tan buena que resulta muy difícil  distinguirlas incluso para los panelistas expertos, cuyo trabajo  consiste en identificar la autenticidad del perfume".  

En estos casos, el dispositivo de olfacción electrónica  desarrollado por el equipo de la Olavide es capaz de detectar  diferencias de aromas imposibles de apreciar por panelistas expertos.  Según explica José María Pedrosa, "en algunos casos la mayor  diferencia entre una imitación y su original reside en la gran  diferencia de precio".  

Por otro lado, hay que recordar que las empresas fabricantes de  perfumes someten sus productos a controles de calidad para garantizar  al distribuidor que la materia que le llega es siempre la misma y de  la misma calidad. "Dado que es imprescindible realizar estos  controles, la introducción del dispositivo de olfacción electrónica  agilizaría y abarataría dicho proceso", señala el investigador.

  • 1