Cultura

NATASHA RICHARDSON

Los teatros de Broadway mantendrán hoy apagadas sus luces durante un minuto, para rendir así un silencioso tributo a la actriz Natasha Richardson, el mismo día en que forenses de Nueva York practican la autopsia a su cuerpo. Foto: EFE.

el 16 sep 2009 / 00:15 h.

Los teatros de Broadway mantendrán hoy apagadas sus luces durante un minuto, para rendir así un silencioso tributo a la actriz Natasha Richardson, el mismo día en que forenses de Nueva York practican la autopsia a su cuerpo.

La actriz, esposa de Liam Neeson e hija de Vanessa Redgrave, falleció el miércoles en un hospital neoyorquino, dos días después de sufrir un accidente en Mont Tremblant, en las cercanías de Montreal, cuando recibía una clase de iniciación al esquí.

Aunque después de la caída la protagonista de "Nell" pareció haber salido ilesa e incluso se levantó y bromeó con su instructor sobre el accidente, de regreso a la habitación del hotel, una hora más tarde, empezó a quejarse de dolores de cabeza.

Dos días después y ya en un hospital de Nueva York, Richardson, de 45 años, murió acompañada por su marido y por su madre.

En su memoria, las luces de Broadway se apagarán hoy a las 20:00 horas (24:00 GMT) durante un minuto para recordar a la ganadora de un Premio Tony en 1998 por su actuación en "Cabaret".

"La comunidad de Broadway está consternada y profundamente triste por la trágica pérdida de una de sus mejores actrices", aseguró la directora ejecutiva de la Liga de Broadway, Charlotte Martin, en un comunicado.

Una vez que concluya la autopsia para determinar las causas exactas de la muerte y, según afirma hoy el Daily News en su web, la familia ha planeado celebrar un funeral íntimo, reservado únicamente a los más allegados.

Sin embargo, el diario también asegura que la familia, que reside en Manhattan, podría estar planeando organizar algún tributo público en deferencia hacia los fans de la actriz.

"Sé que Liam Neeson es un hombre muy fuerte. Estoy seguro de que ahora estará conmocionado, pero le deseo lo mejor", aseguró a ese diario Regis Philbin, un amigo de la familia que vive en el mismo edificio que los Neeson en el Upper West Side de Manhattan.

El actor irlandés volvió a ese edificio el miércoles por la noche con sus hijos Micheal y Daniel, de 13 y 12 años, así como con su cuñada, la también actriz Joely Richardson.

Cuando se cruzó con los reporteros que esperaban en la calle se limitó a dar las gracias a los que le expresaron sus condolencias.

Minutos después se unió a ellos la legendaria actriz Vanessa Redgrave, que había pasado el día en el hospital junto a su hija, fruto de su matrimonio con el ya fallecido director de cine Tony Richardson, ganador de dos Oscars.

Al hospital también acudió durante el día el ex marido de la actriz, el productor Robert Fox, así como otros compañeros de profesión, entre ellos las actrices Lauren Bacall y Meryl Streep y la escritora Joan Didion.

La prensa de Nueva York se hace eco hoy de las declaraciones al diario canadiense "The Globe and Mail" de Yves Coderre, director de operaciones de los servicios de emergencias de la empresa que mandó la ambulancia a la estación de esquí donde tuvo lugar el accidente.

Coderre aseguró que la primera ambulancia que se mandó al lugar a petición del equipo de vigilancia de las pistas de esquí se dio la vuelta antes de ver a Richardson, porque se le dijo que sus servicios no eran necesarios.

Un tiempo después se llamó a otra ambulancia pero esta vez desde el hotel de lujo en el que se alojaba la familia Neeson, ya que Richardson se encontraba mucho peor.

La estación de esquí hizo pública el martes una declaración en la que explicaba que la actriz no parecía herida tras el accidente y que se la vio andando con normalidad, aunque aún así el instructor y personal de vigilancia la acompañaron a su hotel y le recomendaron ver a un doctor.

  • 1