Deportes

Necesidades a corto, medio y largo plazo

En la derrota, como la virtud en los triunfos, salen a la luz las carencias, y este Sevilla las tiene en varios flancos. Las tiene en el centro del campo, donde falta cierta presencia física y un futbolista capaz, por sí solo, de generar juego ofensivo. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 21:44 h.

El Sevilla tiene muchas virtudes y varios problemas. Uno de ellos es el centro del campo. No es oportunista esta afirmación. No viene por los merecidos pitos que Romaric recibió ayer después de cerrar una nefasta semana en lo personal -con fallo infantil en Mestalla incluido- ni por la derrota del equipo ante el Racing, ni por la ausencia de un distribuidor de juego que ayer se hiciera respetar ante tanto balonazo en largo al área racinguista. Es notoria desde el inicio de temporada. Romaric no da el nivel que exige el Sevilla. Físicamente no tiene comparación con los que se fueron -Poulsen y Keita- y no aprovecha su mejor cualidad, la técnica, para alumbrar el juego. Fazio anda desaparecido por las lesiones, Duscher cumple, el guadianesco Maresca ofrece su peor cara y Renato circula, pero cerca del área. Parece haber olvidado sus cualidades de '5' brasileño.

Ha fallado por ahora ahí la dirección deportiva porque el Sevilla ha perdido con el cambio y con el relevo de los que se fueron. Y debe tomar nota. Nadie discute la inmensa calidad de Kanouté, por pésimo que fuera su partido ayer, pero bien haría el club en comenzar a valorar posibilidades futuras de relevo. Y puede que una alternativa se pusiera ayer ante sus narices. El gigantón Zigic ha cambiado la cara del Racing y le dio la noche al Sevilla. Y no sólo de altura vive el serbio, que sin tener la calidad del malí juega bien sus cartas. Eso a medio-largo plazo. A corto, cortísimo, el equipo de Jiménez necesita un lateral derecho como el comer. Ya tiene uno, y parece que bueno, Konko, pero se lesiona un día sí y otro también. Por eso debe tener un relevo de garantías. Ni Crespo ni Mosquera ni Fernando Navarro a pierna cambiada lo son.

Que nadie lo dude, el partido de ayer era importante, pero el del jueves es vital. La clasificación o no para las semifinales de la Copa del Rey marca una temporada. Al fin y al cabo, en la Liga hay ventaja y partidos por delante.

  • 1