Deportes

Necesidades evidentes y necesidades presumibles

El partido de ayer sirvió para que el Sevilla alcanzara los 70 puntos, cifra histórica para el club. Pero también debe servir como punto de partida para la próxima campaña. El Sevilla, por ahora, piensa reforzarse poco pero bien, se intuye. Pero a lo mejor hacen falta más refuerzos si los que no han aparecido esta campaña tampoco lo hacen la próxima.

el 16 sep 2009 / 03:37 h.

La campaña sevillista en la Liga es de sobresaliente. Los 70 puntos conquistados por el equipo de Manolo Jiménez son una cifra histórica y digna de elogio. Ahí está el tercer puesto y la renovación del técnico nervionense una temporada más. Pero el partido de ayer ante el Numancia, con victoria incluida, más que el último de la Liga y la temporada 2008/09, ha de verse como el primero de la 2009/10. Evidentemente, no arroja conclusiones definitivas para nada, pero sí confirma algunas que no estaría mal que llevaran a la reflexión, Manolo Jiménez incluido.

Sorprendente y casi desalentador resulta escuchar al técnico nervionense decir que Mosquera es un jugador válido, polivalente y que es de los que gusta tener en la plantilla. Si el Sevilla, en la temporada que ayer acabó, ha tenido, dentro de su gran labor, sonados fracasos es porque varios de los futbolistas secundarios no han dado la talla, entre ellos el colombiano. La alineación titular del conjunto nervionense puede que apenas necesite dos o tres refuerzos. Uno o dos centrocampistas y un lateral derecho fundamentalmente. Que el equipo los necesita es una evidencia. Pero, a la vez, es más que presumible que el Sevilla necesitará un delantero que mejore no sólo a Chevantón, sino también a Koné, que al fin y al cabo en su primera temporada apenas demostró nada. En definitiva, que se convierta en el tercer delantero cuando Luis Fabiano y Kanouté no estén en condiciones. Igualmente haría falta un tercer central para cuando Squillaci y Escudé se ausenten. Con ellos ya serían cinco los fichajes, y sin contar con las salidas. Claro, que esto está escrito ajeno a cualquier tipo de cálculo económico.

El que, sin embargo, demuestra cada día que pasa haber tapado una necesidad es Javi Varas, que ayer volvió a dar el nivel antes de marcharse de vacaciones, como la Liga, que da un respiro. Hasta el próximo curso.

  • 1