miércoles, 12 diciembre 2018
15:41
, última actualización

"Necesitamos un polígono industrial competitivo que atraiga empresas"

Tras 28 años de gobierno socialista, puede presumir de ser el primer alcalde del PP en la Sierra Sur. Y aunque en Herrera el olivar es la base económica, su obsesión es lograr emprender la construcción de un polígono industrial.

el 26 ene 2015 / 11:00 h.

El alcalde de Herrera, Jorge Muriel. El alcalde de Herrera, Jorge Muriel. En las pasadas elecciones municipales, en Herrera se produjo un hecho sin precedentes en la historia de la democracia: por primera vez, un alcalde del PP se hizo con el mando de un ayuntamiento de la Sierra Sur. Jorge Muriel llegó al poder gracias al apoyo de IU en la investidura, una relación con la coalición que va «más allá de las siglas políticas». –¿Cómo se siente al ser el dirigente del único bastión popular en la Sierra Sur? –Es cierto que soy el primer alcalde del PP en la historia de la democracia en la comarca, y para mí es un orgullo. Pero lo curioso es que no me siento solo, pues tengo compañeros de otras formaciones políticas con los que mantengo una gran relación, como es el caso de Fidel Romero (IU) en La Roda de Andalucía o Miguel Fernández (PA) en Estepa, además de contar con un gran apoyo de los concejales de IU en el Ayuntamiento, que nos han mostrado su valentía más allá de las siglas políticas. –¿En qué medidas se ha visto reflejado ese apoyo del grupo municipal de IU? –Una de las decisiones más importantes que hemos tomado en estos años ha sido la de municipalizar de nuevo el servicio del agua, un bien básico que durante 15 años el PSOE mantuvo privatizado. En un Pleno del año 2013, con el voto favorable de IU y la negativa de los socialistas, dimos un vuelco a la gestión del agua, una medida que ha sido muy aplaudida entre los vecinos porque, entre otras cosas, hemos congelado las tasas durante varios años y, para este ejercicio, hemos aprobado una rebaja del 5 por ciento a quienes domicilien los recibos. –¿Y qué otras demandas le hacen los herrereños? –Al ser un pueblo muy dinámico en temas culturales y deportivos, los vecinos piden, sobre todo, apoyo para las asociaciones que gestionan estos ámbitos, a las que el Ayuntamiento ha destinado en torno a 80.000 euros en subvenciones. Pero lógicamente, en los tiempos que vivimos, la principal demanda es la del empleo. –Teniendo en cuenta la situación del campo, ¿cuál es la base económica? –Nuestra agricultura está basada en el olivar en un 90 por ciento, pero tenemos una ventaja con respecto al resto de municipios, ya que gracias al alcalde de la UCD, Manuel Vázquez, se instaló en su día un sistema de riego en todo el término municipal, lo que implica un plus añadido de riqueza a nuestro campo. Además, aquí no hay grandes propietarios, las tierras están muy repartidas y nos permite tener una clase media sólida que ha podido aguantar el azote de la crisis. –¿Qué otras medidas podrían llevarse a cabo para revitalizar la economía local? –Una obsesión que tenemos desde que llegamos al Gobierno es la de construir un polígono industrial competitivo que permita atraer empresas, porque el que tenemos en la actualidad está agotado. En ese sentido, nosotros pensamos que el empleo debe crearlo la empresa privada, y la administración debe cumplir el papel de canalizar los recursos. Tenemos muchas ideas para llevar a cabo ese proyecto: una buena ubicación cercana a la estación del AVE, suelo barato...pero, desgracidamente, ahora no es el momento adecuado para realizar una inversión de esa envergadura. –En general, ¿le salen las cuentas al Ayuntamiento? –Al coger el mando nos encontramos una situación muy complicada, pero en 2012 conseguimos equilibrio presupuestario, en 2013 finalizamos el año con un superávit de 584.000 euros y en 2014 cerramos de nuevo con equilibrio presupuestario, porque entendimos que esa liquidez tenía que circular. Además, el presupuesto de 2015, que aprobaremos en breve, se aumenta ligeramente con respecto a 2014. –¿Concurrirá de nuevo a las próximas municipales? –Aún no nos hemos reunido en el partido para decidirlo, y aunque nunca se sabe qué pasará, por mi parte estoy dispuesto, porque siento la confianza de los vecinos y eso me da fuerzas para seguir.

  • 1