Local

Neira: "Lo que yo vi fue una agresión como la copa de un pino"

El fiscal pide abrir diligencias contra la mujer maltratada por falso testimonio

el 12 nov 2009 / 20:47 h.

TAGS:

El profesor Jesús Neira llegando a los juzgados.

El profesor Jesús Neira compareció ayer como testigo en el juicio que celebra el Juzgado de lo Penal número 1 de Getafe contra Antonio Puerta por un presunto maltrato a su novia, Violeta Santander, cometido en la puerta y en el interior del Hotel Majadahonda el 2 de agosto de 2008, poco antes de la agresión que sufrió el docente.


"Yo lo que vi fue una agresión como la copa de un pino", indicó Neira durante su entrada a la sede judicial, a la que minutos antes llegó el supuesto agresor acompañado de varios agentes de la Guardia Civil en uno de sus furgones y sin hacer declaraciones.


El Ministerio Fiscal solicitó al titular del juzgado de Getafe la apertura de diligencias previas contra Santander por un presunto delito de falso testimonio, al considerar que sus palabras "no se corresponden con la realidad y ha intentado negar la evidencia mostrada en el vídeo -de la recepción del hotel-" con la intención de evitar declaraciones que inculpen a Antonio Puerta.


Asimismo, tanto el Ministerio Fiscal como la Abogacía del Estado, que representa al Ministerio de Igualdad, se ratificaron en la pena pedida inicialmente para Puerta, de nueve meses de prisión. Fiscal y abogado también pidieron para él inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo que dure la condena, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años y la prohibición de acercarse a una distancia inferior de 500 metros a la presunta víctima de los malos tratos y de comunicarse con ella (por cualquier medio) durante dos años y tres meses.


Tras comenzar el juicio con dos horas de retraso, el primero en comparecer fue el acusado, que con gesto tranquilo y voz pausada, negó recordar que Violeta Santander cayera al suelo, ni que la golpeara, y aseguró que el suceso no pasó "de un forcejeo para evitar que siguiera hablando por el móvil y una invitación a salir del hotel". Posteriormente, Santander, visiblemente más nerviosa y titubeante, desmintió que el acusado la cogiera del cuello, ni del pelo, ni que la golpeara, y se reafirmó en sus palabras tras visionar en la sala el vídeo en el que, según la Fiscal, "se aprecia claramente que la coge de la cabeza en actitud agresiva y violenta".


El recepcionista del hotel y una de las mujeres del servicio de limpieza declararon a continuación, haciendo hincapié en la actitud "nerviosa" del acusado y señalando que una de sus compañeras "llamó a la Policía porque iba a pasar algo".
El profesor Jesús Neira, pertrechado de una bombona de oxígeno, declaró tras un biombo, como sus dos predecesores, y manifestó que lo que él vio fue "una mujer medio caída como un trapo, sujetada por Antonio Puerta, que la golpeaba repetidamente con su brazo derecho".


Pero uno de los testimonios más "clarividentes", a juicio de la Fiscalía, fue el del jefe de servicio de la Policía de Majadahonda de aquel día, que se ratificó en lo escrito en el atestado: "Hablé largo y tendido con Violeta Santander, que tras reiterarme que no quería denunciar, me contó que había sido agredida por Antonio Puerta y que no era la primera vez que era agredida por este sujeto".
"soy inocente". Pese todo, Puerta se declaró "inocente" y pidió a la Fiscalía que parase "el circo mediático en el que se había visto envuelto, ya que vulneraba sus intereses". En esta misma línea, el padre de Violeta Santander aseguró ayer que su hija "considera que no hubo maltrato" y criticó que el caso se haya convertido en un "tema mediático con intereses políticos".

  • 1