jueves, 13 diciembre 2018
15:55
, última actualización
Deportes

Nervión ya sueña con la cuarta

“Sevilla una vez más, nos vamos a una final, juntos lo vamos a lograr”. Nuevo cántico desde Gol Norte para alimentar el sueño de todo el sevillismo.

el 12 dic 2014 / 10:35 h.

Encuentro de la Europa League entre el Sevilla y el Rijeka. Foto: Manuel Gómez. Encuentro de la Europa League entre el Sevilla y el Rijeka. Foto: Manuel Gómez. No hay nada más hermoso que tener un sueño y ver que éste se termina cumpliendo. Pero no es la meta el único objetivo, vivir el camino, paso a paso, día a día, es incluso más especial que el momento cumbre de cruzar esa meta imaginaria. Y así se siente el Sevilla y su fiel afición. Todavía estamos a 12 de diciembre, con la Navidad asomando la cabeza repleta de comilonas y momentos con la familia, aunque ya hay más de uno que esta mañana se ha ido al ordenador para buscar en el calendario cuándo es la final de la Europa League y dónde se juega dicho encuentro. No busquen: 27 de mayo en Varsovia. Ésa es la fecha con la que desde hoy mismo muchos hinchas que anoche vibraron en Nervión sueñan. Y seguro que todos meterán esta petición en su carta de los Reyes Magos. Porque de ilusiones vive el aficionado al fútbol, y más aún el del Sevilla, que ha visto cómo en la última década se les han cumplido todos, sobre todo en lo que al Viejo Contienente se refiere. Aunque revivir momentos y recuerdos especiales en la memoria (Eindhoven, Glasgow o Turín) es ya más que un regalo para todos ellos. Cómo suena el Ramón Sánchez-Pizjuán cuando su grada se pone el traje de gala de las noches europeas. Los Biris, “el alma de Nervion”, como los califica el propio vicepresidente de la entidad, hicieron gala de esta afirmación y no dejaron de animar a los de blanco y rojo. A esos que les tienen que llevar a vivir más momentos históricos. La comunión entre ambos hace que el coliseo nervionense se haya convertido en un verdadero fortín. No es una opinión cualquiera, se trata de una realidad palpable: 19 partidos consecutivos suma el Sevilla sin ceder una derrota en su campo. Lo que supondría toda una Liga sin perder en casa. Una hazaña más de Unai Emery. Regresando a los cánticos de la afición, “Sevilla, échale huevos”. Cuántas cosas se dicen con esa simple frase. Fue la que relanzó al Sevilla cuando peor lo pasaba en Europa, con conjunras que valieron para remontar las eliminatorias ante Betis y Oporto. El estadio canta y los jugadores respiran sevillismo, “un sentimiento no puedo parar”, como reza uno de esos cánticos pegadizos que salen desde el Gol Norte del estadio. El partido comenzó con tensión. Los dos equipos sabían lo que se jugaban. La grada estaba nerviosa e inquieta. Los primeros acercamientos del Rijeka generaban murmullo. Y eso que el Sevilla se acercaba por la portería croata, aunque no concretaba ninguno de sus ataques. Hasta que llegó Denis. Controla en la corona del área con varios adversarios cortándole el paso. En un palmo de terreno y con un movimiento se mete en el área para encarar al portero y batirlo de tiro raso por su palo. Engañando con el tiro. El miedo desaparecía. El Rijeka necesitaba dos goles y eso es demasiado en Europa. Y más en el Pizjuán. “Sevilla una vez más, nos vamos a una final, juntos lo vamos a lograr”. Nueva melodía que acompañará a los partidos europeos del equipo. Varsovia está a nueve partidos y seis meses. Pero los sueños hay que vivirlos como tal. Y Nervión siempre sueña.

  • 1