viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

Netanyahu afronta cinco mociones de censura tras el ataque a la Flotilla

La oposición israelí se rebela contra el Gobierno ultraderechista, pero pierde la batalla.

el 07 jun 2010 / 19:58 h.

TAGS:

La Nobel de la Paz Mairead Corrigan-Maguire, junto a su marido, ya en Dublín.

El Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, salió ayer airoso del primer pulso político interno al que se enfrenta tras el asalto a la Flotilla de la Libertad, que pretendía romper el bloqueo israelí a Gaza.

Ninguna de las cinco mociones de censura presentadas ayer en el Parlamento contra su Ejecutivo salió adelante, pero su sola presentación ha puesto de manifiesto que a diferencia de otras que sacudieron a Israel en la esfera internacional -Guerra del Líbano en 2006 y la ofensiva de Gaza de fines de 2008 y principios de 2009-, en esta ocasión, no todos cierran filas en torno al Gobierno. La principal de las mociones presentadas contra Netanyahu la defendió la líder de la oposición y dirigente del partido centrista Kadima, Tzipi Livni, que fue rechazada por 59 de los diputados presentes, en tanto que 25 la apoyaron y 9 se abstuvieron. Los otros cuatro partidos que cuestionaron la confianza en el Ejecutivo fueron la coalición de partidos árabes Ram-Taal (Lista Árabe Unida-Movimiento árabe para la renovación), el partido comunista Hadash, de mayoría árabe, el bloque pacifista Meretz y la formación árabe Balad (Pacto Nacional Democrático).

Poco antes de la votación, que sucedió a un acalorado debate, Livni manifestó: "Tenemos fe en el Estado de Israel, en sus valores y en sus ciudadanos, pero el actual Gobierno no representa a Israel". "Lo que ocurre no es algo temporal. Se trata de un proceso continuo que está aislando a Israel del resto del mundo", aseguró la líder de la oposición al presentar su moción de censura, y consideró que "las actuales dificultades quizá supongan el momento más difícil de nuestra historia".

El ataque de hace una semana a la flotilla que transportaba ayuda humanitaria y que pretendía arribar a Gaza, se saldó con un violento abordaje a uno de los barcos, que acabó con la vida de al menos nueve activistas turcos y provocó una oleada de condenas internacionales.

A las críticas del exterior se suma ahora en el plano interno la reprobación de las cinco formaciones, que sigue a una semana en la que la prensa y la izquierda pacifista israelí han expresado su rechazo tanto el modo "chapucero" del abordaje en el primer caso, cuanto el fondo de la cuestión y a la inutilidad de continuar el bloqueo a la franja palestina, en el segundo.

No obstante, cabe destacar que el partido que dirige Livni, la moción que presentó no cuestionó el modus operandi del asalto, sino que el primer ministro trate de eludir responsabilidades y dirigirlas al estamento militar.

A esta situación se suma el aislamiento internacional al que está siendo sometido Israel en el plano político, a lo que no parece favorecer la decisión adoptada por Netanyahu de rechazar la petición de la ONU de que la operación militar israelí sea investigada por una comisión internacional. En su lugar el Gobierno israelí anunció ayer que realizará su propia investigación, algo que no resolverá la brecha abierta entre Jerusalén y Ankara, puesto que el Gobierno turco buscará una condena a Israel por el asalto y estudia cancelar todos los acuerdos vigentes con este país, incluida la amplia cooperación militar que mantienen.

Y mientras los últimos 19 activistas detenidos el sábado en alta mar a bordo del barco Rachel Corrie, donde no hubo víctimas mortales, fueron deportados a sus países, ahora se teme que puedan producirse nuevos incidente porque el Creciente Rojo iraní enviará a Gaza en los próximos días dos barcos cargados de ayuda humanitaria, según anunció ayer Abdul Rauf Adibzadeh, director de esta organización hermana de la Cruz Roja. "El cargamento se compone de comida y equipos médicos, y se hará llegar a Gaza antes de que concluya esta semana a través del paso de Rafah", que controla Egipto, explicó Adibzadeh a la televisión estatal.

A esta difícil situación hay que añadir la violencia que se vive en Gaza. Ayer cuatro milicianos palestinos resultaron muertos y uno desaparecido en un ataque de la Marina israelí, informaron fuentes médicas palestinas. El Ejército israelí dijo que disparó contra "un escuadrón de terroristas que vestían trajes de buceo", mientras que Al Fatah dijo que sus milicianos fueron atacados durante un entrenamiento.

  • 1