Economía

Nevada verde en Nüremberg

Viña Las Colonias de Galeón, Sohiscert, Campomar Nature, Chambergo Organic, Marca Parque Natural de Andalucía y Campos Carnes Ecológicas conforman el sexteto sevillano que asiste a Biofach. El sector andaluz, a tenor del crecimiento de la producción, sortea la crisis.

el 15 sep 2009 / 22:58 h.

Juan Rubio. Enviado especial

Viña Las Colonias de Galeón, Sohiscert, Campomar Nature, Chambergo Organic, Marca Parque Natural de Andalucía y Campos Carnes Ecológicas conforman el sexteto sevillano que asiste a Biofach. El sector andaluz, a tenor del crecimiento de la producción, sortea la crisis.

Blanco su asfalto nevado, verde su feria. Veinte añitos cumple Biofach, la feria de productos ecológicos más importante del mundo, una especie de Biocórdoba, pero a lo bestia. Presencia de 2.900 empresas repartidas en un recinto como ocho campos de fútbol. Es la puerta oeste. Sobrevuela un teledirigido zepelín, lleva inscrito Andalusia. Sigámoslo.

Pabellón número 5. Medio centenar de empresas andaluzas, seis de ellas sevillanas, exponen sus productos. En ediciones pasadas había cosmética, en ésta la belleza no viene, todo es para comer. El paraguas de la región, el stand de la Consejería de Agricultura y el que lleva las riendas de su Dirección General de Producción Ecológica, José Román, quien trata de dar dimensión internacional a la única muestra específica que existe en España, la de Biocórdoba, que se celebra allá por el mes de septiembre. Sigamos la ruta sevillana.

De Cazalla de la Sierra es la bodega Viña Las Colonias de Galeón. Diez años tiene de historia, los mismos que sus vides, que dieron su primera cosecha en 2002. Propietaria junto con su marido, Elena Viguera acude de nuevo a Nüremberg y acompaña a quienes visitan su stand de una lección de historia. Relata cómo en la boda imperial de Carlos V e Isabel de Portugal, celebrada en Sevilla, fueron los caldos de la Sierra Norte los que irrigaron los paladares regios, que en las novelas de Cervantes se citan los cuartillos de vino de la comarca, la devastación de la filosera en el siglo XIX y la repoblación en tiempos de Primo de Rivera.

Viguera tiene tintos, bajo la marca Colonias de Galeón, en recuerdo de la época del resurgir, y el llamado Silente, porque es, dice, de sabor silencioso y sereno, y un blanco, este último bautizado como Ocnos, por la obra de Luis Cernuda. Alemania, Dinamarca, Irlanda, Holanda y España son sus principales mercados y, sobre la crisis, dice que no se nota al vender, pero sí en las visitas a la feria alemana.

Para Antonio Aguilera, de Pilas, es su primera experiencia. Llega a esta nevada ciudad, ubicada al norte de Baviera, para estrenarse en la aventura exterior, con carnes frescas (ternera, porcino, ave, cordero) y platos preparados, vengan hamburguesas, filetes rusos, croquetas y albóndigas. "Al venir aquí, a uno se le rompe el chip de que los productores ecológicos somos un colectivo minoritario". De su sector, el cárnico, tan sólo hay dos empresas españolas en la feria, y 27 mundiales en un recinto que rebasa el millar. Su objetivo, comenta, es meter el diente a los muy carnívoros países de Centroeuropa.

"Floja está la cosa este año". Eva García, comercial de Campomar, envasadora de aceite de oliva, aceituna de mesa y conservas vegetales y con sede en Herrera, constata que en la edición 2009 de Biofach, hay menos movimiento de público, y habla desde la experiencia, habida cuenta de que su empresa acumula seis de asistencia. La crisis económica, agrega, se nota, "y como están los tiempos, es complicado vender más, lo que obliga a bajar los precios". Frunce el ceño Francisco Casero, presidente de la asociación Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE). "Sí, hay menos público, pero los empresarios me comentan que los pedidos se mantienen y están cerrando más negocio que, al fin y al cabo, es lo que cuenta".

Su novia, onubense, arrastró hasta Andalucía al danés Jens Vang Jensen, director de Exportación de la astigitana Hacienda Chambergo. Catálogo variado. Aceite de oliva extra, normal o aromatizado, conservas vegetales, platos preparados, salsas, gazpacho y pisto. Su repertorio de países a los que vende, también vasto, con Japón, Alemania, Polonia, Suecia, Canadá y Noruega. Llaman la atención de esta firma sus características botellas, que recuerdan los añejos envases de cerámica de las farmacias. "Aunque la empresa viene desde hace bastantes años, para mí es el primero, y yo sí hago contactos". Su gazpacho, indica, pronto cogerá camino hacia el mercado nipón. Medio litro de aceite selecto, hasta 9 euros. Su etiqueta más barata, Angelus Oleo, a 7 euros los tres cuartos.

Dos para cerrar el sexteto de la presencia sevillana. Sohiscert, con domicilio en Utrera, no es de comer, sino de trámites, al encargarse de certificar, esto es, a decir esto debe tener sello ecológico, aquello otro, no. Y marca Parque Natural de Andalucía, miren sus mermeladas, conservas, aceite de oliva, queso, vino y miel.

  • 1