viernes, 14 diciembre 2018
08:54
, última actualización
Local

"Ni la administración debe limitar al médico ni el enfermo de hepatitis C presionarlo"

Expertos lamentan la "desconfianza" de los afectados en lo que los especialistas prescriben. Con los nuevos tratamientos se ha pasado a más del 90% de curación

el 12 feb 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Información, diálogo y confianza en los profesionales médicos. Estas son básicamente las claves que pusieron sobre la mesa el director de la Unidad de Enfermedades Digestivas del Hospital Universitario de Valme en Sevilla, Manuel Romero, y el presidente de la Federación Nacional de Enfermos y Trasplantados Hepáticos (FNEHT), Antonio Bernal, ayer para solventar la situación que se vive actualmente con la hepatitis C. hepatitis-c«El Sistema Sanitario de Salud funciona» y es necesario «confiar en los hepatólogos y los especialistas que nos tratan y basarnos en sus criterios», aseguró Bernal, «lo que ellos nos prescriban es lo idóneo, no podemos exigir ni autoprescribirnos como en algunos casos muchos pacientes quieren». El presidente de la FNEHT, que aglutina a 18 asociaciones, se refirió además a la «desconfianza» que tienen los pacientes sobre si lo que se prescribe es lo mejor así como a las presiones que reciben los especialistas a la hora de realizar su trabajo. «Ni la administración puede limitar al médico en su función ni el paciente puede presionarlo», dijo Bernal. Por su parte, Romero apuntó que foros como el de ayer, que reúnen a especialistas con los enfermos para resolver dudas y debatir la situación, son buenos contextos para «explicar cómo se produce nuestra toma de decisiones. No pueden pensar que nos debemos al tema económico ni que es eso lo que prima». La ecuación, según el especialista, es sencilla. «Tenemos fármacos eficaces, valoramos la historia de cada uno de los pacientes, la evolución de la enfermedad y tomamos en consideración el coste para el sistema, pero siempre que se dé igualdad de condiciones», insistió. En este sentido, Romero destacó que «se está moviendo todo a una velocidad muy satisfactoria», porque desde el punto de vista médico «tenemos muy claro quiénes son los pacientes que necesitan ya el tratamiento, no hay ninguna barrera para ponerle la medicación a un paciente que lo necesita ya, y se está haciendo un esfuerzo real a nivel dentro de cada hospital para darle una solución». «Lo que muchos pacientes no entienden», contaba el especialista de Valme, «es que hay veces en que lo mejor que puedo aconsejar es que se esperen porque quizá en unos meses el escenario terapéutico es mejor para su caso», de hecho, se prevé que en poco tiempo haya más opciones en el mercado que rebajarían el precio de los actuales medicamentos. No en balde, informaron de que los 80.000 casos que se estima que hay en Andalucía, ya hay unos 250 pacientes de hepatitis C que reciben las nuevas terapias desde que el pasado 1 de agosto se aprobara el famoso Sovaldi, que se dispensa siempre combinado con otros medicamentos. Con estos nuevos tratamientos se ha logrado pasar de tasas de eficacia del 40 por ciento a las actuales que superan el 90, con una tolerancia «espectacular pues elimina por completo los efectos secundarios». En la comunidad andaluza se estima que hay unas 80.000 personas afectadas por la hepatitis C, de las que entre un 20 y un 25 por ciento está en Sevilla. En el caso concreto de los afectados en el hospital de Valme, se tratarán antes de verano a más pacientes que en todo 2014. Por ello, Romero, insistió en que estamos ante «una oportunidad histórica» pues existe la posibilidad en menos de 25 años desde que se descubrió la enfermedad, de curarla y que «en unos pocos años, si detectamos todos los casos, sea residual». «Se van dando los pasos», y se están tomando decisiones políticas «de calado» y en la comunidad andaluza «se ha cogido el toro por los cuernos y existe un compromiso de las administraciones por hacer un esfuerzo económico para intentar llegar a todos los pacientes, cuyos médicos recomiendan las nuevas terapias», aseguró. En este sentido, Bernal quiso lanzar un mensaje de optimismo y de ilusión pues los tratamientos van a llegar a todos. «Que nadie se angustie ni se encierre, evidentemente de repente no se puede llegar a todos pero poco a poco se hará», comentó el presidente de la FNEHT, quien aseguró que ellos no se incluirán en la demanda que una plataforma de afectados ha presentado contra Ana Mato y el ministro Alonso pues consideran que «la base es el diálogo y la información». «Y la demanda tiene un efecto mediático pero no soluciona el problema.

  • 1