Local

"Ni mejor, ni peor, es de todos"

Los ponentes subrayan que las potencialidades están por desarrollar.

el 06 nov 2009 / 19:41 h.

TAGS:

Florencio Zoido, representante del Observatorio Territorial de andalucía, Juan Carlos Blanco, subdirector de El Correo, Rocío Allepuz, secretaria general de Planificación y Desarrollo Territorial de la Consejería de Vivienda, y Juan Morillo, gerente del Consorcio de Vivienda.

Los ponentes en la mesa redonda de la jornada de ayer coincidieron en una cosa: “Éste no es el mejor Potaus, pero tampoco el peor, y además es el de todos”.

Para explicar esto, nadie mejor que la secretaria general de Planificación y Desarrollo Territorial, Rocío Allepuz, quien durante meses llevó directamente las negociaciones con los alcaldes y técnicos municipales para cerrar un documento en el que todos habían puesto muchas expectativas, y no siempre razonables.La experta destacó “el elevado grado de consenso, porque la unanimidad era imposible”, para elaborar un documento del que en las dos décadas anteriores hubo varios intentos frustrados.

Pero también resaltó que el momento es el “idóneo”, en referencia a que entró en vigor con la voracidad –que había llevado, al menos a la primera corona, a una situación de caos– contenida.En este sentido, el gerente del Consorcio de Vivienda, Juan Morillo, incidió en que en los últimos años se llevaba un ritmo de crecimiento inmobiliario insostenible pero que, paradójicamente, no daba respuesta a la demanda en el conjunto de la aglomeración urbana.

Citó así el informe de Fadeco, que en 2006 contabilizaba en el área metropolitana la construcción de 21.762 viviendas, de las que sólo 3.317 eran de VPO. “Los cálculos que hemos hecho para el Potaus hablan de la necesidad para los próximos años de unas 55.000 en todo el territorio, de las que entre el 60% y el 70% serán viviendas protegidas”, indicó. El ponente insistió así en que “a para una pareja de jóvenes, que entre los dos ingresan 1.800 euros al mes, no se le puede ofrecer inmuebles de 300.000”.

También abogó por otro concepto para las nuevas urbanizaciones, “donde haya bloques de pisos para ganar en zonas comunes y espacios libres que generan calidad de vida ocupando menos suelo”.En esta mesa redonda, que fue moderada por el subdirector de este periódico Juan Carlos Blanco, Florencio Zoido, en calidad de representante del Observatorio Territorial de Andalucía, hizo un alegato a favor de los espacios libres como garantía de calidad de vida en el territorio.

También ofreció ideas para mejorar el paisaje en la conurbación, como apostar “por embellecer los nuevos accesos, por ejemplo con arboledas”. En su opinión, “el conjunto de espacios libres establece también la identidad paisajística del territorio”. Porque, su juicio, los “espacios libres contienen multitud de elementos que identifican la historia e identidad de los lugares”, por lo que apostó por potenciarlos.


Sobre este aspecto, la secretaria general también abundó al subrayar que “hay que ver el paisaje también como valor económico, no sólo desde el punto de vista estético, porque es un factor de atracción, y por tanto, evaluable económicamente”.

  • 1