Economía

Ni siquiera las rebajas logran frenar la inflación

Hay que remontarse a diciembre de 1995 para encontrarse con una tasa más elevada. El 4,3% marcado en enero por el Índice de Precios de Consumo (IPC) revela una inflación descontrolada, con el transporte y la alimentación como principales causantes.

el 15 sep 2009 / 00:12 h.

Hay que remontarse a diciembre de 1995 para encontrarse con una tasa más elevada. El 4,3% marcado en enero por el Índice de Precios de Consumo (IPC) revela una inflación descontrolada, con el transporte y la alimentación como principales causantes, pero sin olvidar el aumento que cada enero tienen las tarifas reguladas en servicios básicos.

Ni siquiera las tradicionales rebajas de enero en los comercios no fueron suficientes para frenar la escalada alcista de la inflación española. Así, y aunque el indicador de precios se redujo seis décimas ese mes respecto a diciembre, en el acumulado interanual (últimos doce meses) aumentó una, hasta quedar en el 4,3%. Se trata del nivel más elevado desde diciembre de 1995, según las series históricas del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El vestizo y el calzado, productos estrellas de la temporada comercial, se abarataron con fuerza, un 11,9% en enero y sobre el mes precedente, pero la subida del tabaco y las bebidas alcohólicas, el 2,1%, y el 1,7% en vivienda -gastos, incluido el alquiler- y el hecho de que, aunque con menor ritmo, los alimentos siguieran al alza (un 0,5% mensual) amortiguaron el beneficioso impacto de las rebajas. Además, y como en cualquier inicio de año, también tiraron de la inflación las tarifas de servicios regulados (como electricidad y gas) y los transportes públicos urbanos (unos y otros, el 3% más caros en la estadística).

No obstante, la inflación subyacente -que excluye del índice general los alimentos frescos y la energía- retrocedió un punto en enero, de manera que su tasa interanual dos décimas hasta el 3,1%.

En cambio, la comparación con la Eurozona no fue precisamente buena, pues el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), que mide la inflación de idéntica forma para los países del Eurosistema, situó la tasa española en el 4,4%, una décima más que en diciembre, en tanto que el diferencial de inflación se situó en 1,2 puntos, según el INE.

En los últimos doce meses, el grupo más inflacionista ha sido el del transporte, habida cuenta de la cotización récord del petróleo alcanzada en los mercados internacionales. Es así como en el acumulado interanual, los carburantes y combustibles escalan el 16,9% y un 13,4% lo hicieron los productos energéticos.

Tras el transporte, la alimentación, que arrojó un aumento interanual del 7%, que se achaca, principalmente, al pan (13%), el pollo (10%), la leche (el 28,9%), las legumbres y hortalizas envasadas (10,4%) y los productos lácteos (10,1%).

Llama la atención el 5,3% que aflora para la vivienda -no la compra, que es considerada una inversión-, y lo hace porque está revelando el impacto que, sobre los precios, están originando las políticas públicas de fomento del alquiler.

En efecto, y aunque la tasa interanual del arrendamiento fue inferior en dos décimas (4,1%) a la del índice general, respecto a didiembre se elevó 0,4 puntos. ¿Un efecto llamada de las subvenciones?

Mientras, sobre enero de 2006 sólo se han abaratado los grupos de ocio y cultura (0,4%) y, sobre todo, de medicamentos (el 1,9%). Las claves: para éstos, la mayor apuesta por los genéricos, y para aquéllos, que cuando el cinturón aprieta, en lo primero que se cede es en los gastos considerados superfluos.

Idéntica tasa que para España, un 4,3%, se registró en Andalucía, donde la inflación mensual se redujo 7 décimas (una más que el promedio estatal) y con semejante comportamiento por grupos. Sin embargo, la alimentación, en una comunidad tan agroindustrial como la andaluza, sorprendió al apun tarse un incremento dos décimas por encima del nacional. En el caso de Sevilla, seis décimas cayó la inflación de enero en la comparación mensual, pero la interanual se situó en el 4,2% -algo menos, pero algo es algo-.

  • 1