Local

Ni tú eres el Betis ni el Betis eres tú

Parecía imposible pero cuando hablamos de la fatalidad y el Betis anda por medio, den por segura la hecatombe. Nada más ominoso que este descenso en la historia reciente de un club que es cualquier cosa menos un club.

el 16 sep 2009 / 03:38 h.

Parecía imposible pero cuando hablamos de la fatalidad y el Betis anda por medio, den por segura la hecatombe. Nada más ominoso que este descenso en la historia reciente de un club que es cualquier cosa menos un club. En un sitio normal, habría cola para entonar el mea culpa, pero imagino, conociendo la casa, que rápidamente se acudirá al empedrado antes que reconocer la incapacidad propia. Llevábamos años diciendo que así no podía seguir la cosa, que el Betis cada vez se distanciaba más de lo que debiera ser, pero quien tenía que escuchar y hacer caso no hizo ni lo uno ni lo otro. ¿Ahora qué? Lo peor no es que usted o yo no sepamos qué va a pasar sino que quienes tendrían que estar obligados a saberlo no tienen ni puñetera idea -de hecho, nunca la han tenido, ni en Primera ni ahora en Segunda-. Esta institución, lejos de adquirir las virtudes de su gente, como reclamaba cierto entrenador cuyos éxitos en la casa sólo le sirvieron para ser insultado día sí y día también, ha acabado por parecerse como dos gotas de agua a quien creyó que él era el Betis y que el Betis era él. Ahora no cabe duda alguna: ambos son de Segunda. Pero lo de uno se arregla en doce meses mientras que lo del otro es para toda la vida.

  • 1