Economía

Ni un día de baja

Con la crisis haciendo rodar cabezas y la Organización Mundial del Trabajo (OIT) anunciando 20 millones de parados globales, ya hay quien empieza acostumbrarse a permanecer al pie del cañón aunque sea con 40 grados de fiebre.

el 15 sep 2009 / 17:06 h.

Con la crisis haciendo rodar cabezas y la Organización Mundial del Trabajo (OIT) anunciando 20 millones de parados globales, ya hay quien empieza acostumbrarse a permanecer al pie del cañón aunque sea con 40 grados de fiebre. Parece que, según constantan empresas y patronales consultadas por la agencia Europa Press, la crisis está reduciendo el absentismo laboral en algunos sectores temor a despidos, a formar parte de uno de los temidos expedientes de regulación de empleo o a cualquier otra causa que pueda hacer perder el puesto de trabajo.

Fuentes de la patronal de mutuas de accidente de trabajo y enfermedades profesionales AMAT confirmaron que en algunos sectores y empresas se está reduciendo el absentismo, si bien el gasto de las mutuas en el pago de prestaciones se está incrementando.

Las razones de este mayor gasto pueden deberse al aumento que ha experimentado la población protegida por las mutuas o a que hay más procesos o a que la duración de los mismos es más larga.

El absentismo laboral tiene importantes costes para las empresas y también para la Seguridad Social y las mutuas. Durante los primeros quince días, la baja por incapacidad temporal (IT) derivada de una enfermedad común la abonan las empresas y a partir del decimosexto día el gasto recae sobre la Seguridad Social o sobre las mutuas, dependiendo de si la empresa tiene contratada o no a una mutua.

En realidad, las empresas sólo están obligadas a pagar la prestación por IT desde el cuarto hasta el decimoquinto día de la baja del trabajador, pero muchos convenios colectivos, cerca del 70%, establecen que la empresa pague la prestación desde el primer día hasta el decimoquinto y además de forma completa.

Fuentes del sector del automóvil confirmaron que el absentismo laboral en sus empresas está bajando por efecto combinado de la crisis y los ajustes de empleo que está viviendo el sector del motor. El último caso es Nissan, que despedirá al 37% de su plantilla en Barcelona. También en el sector del metal se percibe un mayor cuidado de los trabajadores a la hora de ausentarse del trabajo.

  • 1