domingo, 21 abril 2019
14:39
, última actualización
Cofradías

Ni un día libre en Cuaresma

Antonio Santiago es capataz de diez cofradías y de 1.500 hombres

el 17 mar 2010 / 20:25 h.

Antonio Santiago manda uno de los pasos de la hermandad de los Estudiantes.

La Cuaresma es un tiempo preparatorio para la Semana Santa, y si hay un sevillano que cumple eso a rajatabla, ese es el capataz Antonio Santiago. Responsable de las cuadrillas de diez cofradías, no descansa ningún día del tiempo litúgico entre citas para igualás, ensayos, retranqueos y otros actos de las hermandades que saca.

El hijo del simpar Manolo Santiago es en la actualidad capataz titular de las hermandades de la Paz, las Penas de San Vicente, los Estudiantes, el Cristo de Burgos, los Negritos, la Macarena, la Mortaja y la Resurrección. Además, el Viernes de Dolores saca desde hace años la Misión de Heliópolis y este año se ha hecho cargo del martillo de la Borriquita de Cantillana, que sale el Sábado de Pasión. Pero aún hay más, sus auxiliares se hicieron hace unos años con el martillo de la Vera Cruz de Guillena, que hace su estación de penitencia el Viernes Santo, y esta Cuaresma han acudido a ayudar a las cuadrillas de la hermandad de Jesús Caído de Osuna.

Esta cantidad de pasos provocan que, desde el 29 de enero, Antonio Santiago apenas haya tenido días libres en cuanto a sus obligaciones cofradieras. El prolífico capataz comenta que se trata de una organización de tiempo. "Llevamos muchos años ensayando con la Paz el lunes, el viernes con la Macarena, el miércoles con los Estudiantes... Cada día de la semana tenemos ensayo, mantenemos eso así. Con las cofradías nuevas que cogemos ensayamos donde hay hueco".

Aunque parezca mentira, Antonio Santiago es, posiblemente, el capataz que menos ensayos ha perdido durante esta lluviosa Cuaresma. "Sólo he perdido un ensayo, hace dos jueves con las Penas de San Vicente. Ha habido días que ha caído una pequeña lluvia pero hemos continuado". Precisamente la proliferación de convocatorias hace que Antonio no tenga prevista ninguna fecha de recuperación, aunque las lluvias durante varios ensayos en la Paz provocaron que el del lunes 8 de marzo se pasara a la tarde del sábado 13, haciendo doblete, ya que por la noche ensayó con La Mortaja.

LA ORGANIZACIÓN. Manejar tantos pasos, cada uno con doble cuadrilla, supone un esfuerzo extraordinario, pero uno de los secretos del éxito de Santiago es la organización. "Estamos ya en 1.500 costaleros, así que tenemos todo informatizado de tal forma que en los cuadrantes aparecen fotos y demás datos de interés".

Sus auxiliares tienen controlado todo lo relativo a sus costaleros, e incluso sacan algunos datos estadísticos. Por ejemplo, el capataz asegura que tras haber estudiado las fichas, un 10% sacan más de una cofradía bajo sus órdenes.

Pero esto no acaba aquí, y es que entre una Semana Santa y la siguiente, Antonio Santiago vuelve a trabajar para poner en la calle a otras catorce hermandades de gloria entre Sevilla capital -Pilar, Pastora de Santa Marina o la Reina de todos los Santos son algunas de ellas- y provincia, entre las que destaca la archiconocida Asunción de Cantillana.

Las claves para esto son la afición y el amor a su cometido, aunque eso no resta el cansancio físico. "Se lleva relativamente bien, el problema es que te acuestas tarde y el trabajo se tiene que seguir llevando", comenta un Antonio Santiago que, eso sí, se toma la Semana Santa de vacaciones.

  • 1