Ningún niño sin vacaciones en Dos Hermanas

Casi 200 pequeños de la zona sur del municipio participan en las múltiples actividades veraniegas.

el 16 ago 2011 / 20:06 h.

Pequeños y mayores participan en estos cursos nazarenos.

La escuela de verano celebra su XI aniversario atendiendo a niños de zonas de atención preferente de Dos Hermanas, fundamentalmente a las barriadas de la zona sur Chaparral, Los Montecillos, Cerro Blanco e Ibarburu– y al núcleo de Fuente del Rey. El principal objetivo de estos cursos es educar a pequeños de entre tres y 12 años (aunque también dan cobertura a los de cero a tres), al mismo tiempo que da respuesta a las familias con especiales dificultades económicas, educativas y sociales.

Se trata de una formación complementaria a la que realizan durante el curso escolar: “Hacemos un seguimiento al trabajo que la Concejalía de Bienestar Social hace a lo largo del año y que en verano intentamos continuar”, explica Victoria Beato, una de las educadoras sociales que trabajan con los pequeños y con sus familias todo el año.

Los cursos se imparten en los centros educativos Fernán Caballero, de Chaparral, el colegio de Los Montecillos y en el San Fernando de Fuente del Rey. Estructurada en semanas temáticas y bajo el nombre de Cerca de ti, los 200 niños que participan este verano están aprendiendo a conocer sus barrios, sus familias, amigos, juegos, mercadillo... y hasta los recursos municipales, desde la biblioteca, a la que acuden para asistir a sesiones de cuentacuentos, a los parques y hasta las fuerzas de seguridad del municipio como la Policía Local.

También realizan actividades complementarias. Así, cada viernes acuden a una de las piscinas municipales más próximas, y realizan talleres de baile, reciclaje y de relajación. Y en todos estos talleres se incluye de forma transversal la educación en valores, centrada en la igualdad de género, la tolerancia y el respeto, la multiculturalidad, la conservación de los recursos naturales y la prevención del absentismo escolar. Ideas y valores sobre el que los educadores sociales ya trabajan todo el año.

Los padres, sobre todo de los más pequeños, son los primeros que se implican en esta educación lúdica, “aunque sólo vienen a las actividades que realizamos fuera de los colegios, en el parque o en la piscina, y les invitamos a la fiesta final”, apunta la educadora social. Y es que el día 25, en el velódromo de Dos Hermanas, tendrá lugar el broche final a esta escuela en la que actuarán los niños y niñas que a lo largo del mes y medio de curso han estado preparando con nervios e ilusión sus actuaciones para mostrárselas a sus compañeros de los otros colegios y a sus familiares. Una jornada de convivencia y de despedida antes del comienzo del curso escolar y la vuelta al aula.

Integración. Junto a esta escuela de verano, la concejalía de Bienestar Social organiza desde 2005 la denominada Fiesta en verano (que también tiene su versión en invierno) con el objeto de avanzar en la normalización y adaptación de niños con alguna discapacidad, a través de diferentes actividades especialmente destinadas para ellos.

La de verano, que ocupa desde el 27 de junio al 3 de septiembre, permite favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar de unas madres y padres que “se implican mucho más porque son gente necesitada de apoyo”, explica Beato. La iniciativa, puesta en marcha por la concejal de Bienestar Social, Lourdes López, acoge a menores con algún tipo de discapacidad física, psíquica o sensorial. En concreto, este verano participan un total de 25 niños en horario de 8.00 a 15.00 horas.

Al menos una vez a lo largo del verano, los niños de ambas escuelas se unen para compartir juntos sus ratos de diversión: “intentamos reunir a los niños con discapacidad con los más pequeños de la escuela para que no se sientan apartados”. Así lo vivieron hace unos días todos juntos en el Parque de la Alquería del Pilar, bajo la sombra de sus grandes árboles y acompañados de algunas madres que no dudaron en participar en una jornada de convivencia, de juegos y de diversión. Ningún niño sin vacaciones.

  • 1