sábado, 16 febrero 2019
20:02
, última actualización
Local

"No agredí a nadie. Solo quería que el SAE me atendiera, tenía prisa"

S.L.R. fue detenida junto a su pareja el pasado 20 de febrero por los daños provocados en la oficina del paro de la Macarena y al vigilante de seguridad

el 12 mar 2015 / 10:30 h.

TAGS:

bin_34199642_con_16806631S.L.R. «solo quería» que la atendieran a su hora porque le había salido «un trabajillo» por cuatro horas. Por eso se indigna cuando la acusan de haber destrozado la sede del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) de la Macarena el pasado 20 de febrero. Ella reconoció que inició un rifirrafe con una de las funcionarias, pero sostiene que fue el vigilante de seguridad el que inició «la agresión». «Yo no agredí a nadie, solo quería que me atendieran. No es justo que si tú llegas cinco minutos tarde ya no te atienden, en cambio, si ellos van con retraso tienes que esperar da igual si tienes prisa o si te tienes que ir. Es indignante», afirma. Los sindicatos aseguran que las agresiones en las oficinas del paro están siendo cada vez más habituales y que la de la Macarena es un ejemplo. S.L.R. fue detenida, junto a su marido, por la agresión al vigilante y los daños provocados en la sede. Pero su versión de los hechos dista de la ofrecida por los representantes sindicales, ya que sostiene que ellos no comenzaron la agresión física. Esta mujer, de 36 años y en paro desde 2004, explica que ese día ella fue a la oficina con su respectiva cita, que había cogido «para las 11.45 horas». Sin embargo, cuando llegó allí, acompañada de su esposo, se encontró que había muchísima gente y que las citas iban con mucho retraso. «Me había salido un trabajo de cuatro horas para limpiar la cocina y había quedado con la mujer entre 12 o 12.30 horas. Cuando vi que había mucha gente la llamé para decirle que iba a llegar algo más tarde. Me dijo que me esperaba, pero que no demorase demasiado», indica S.L.R. Pero el reloj marcaba ya las 12.20 horas y aún «no me habían atendido» y tenía por delante aún a muchos usuarios. «Me acerqué a preguntar y a pedirles que me atendieran, y me dijeron que iban con retraso y que tenía que esperar», señala. Ella insistió e solicitando que fuera atendida cuanto antes porque «yo no tenía culpa de que fueran con retraso y lo único que quería era un papel para el que llevaba 20 días esperando». Entonces se dirigió a otra funcionaria a pedirle que la atendieran y reconoce que entonces se originó «una trifulca». En ese momento, ante los gritos y la situación de tensión el vigilante de seguridad se acercó y, según su versión, le «empujó». «Mi marido se levantó porque se sintió ofendido y les dijo que me iban a atender si o sí», pero «el vigilante cogió a mi marido, que tiene una minusvalía, y lo tiró contra la pared. Ella asegura que reaccionó dando una bofetada al vigilante y que este la «cogió al vuelo y me lanzó contra una vitrina de cristal que se rompió por eso, no porque yo la partiera». Incluso dice que estando en el suelo «llegó a golpearme con la porra». Poco después llegó la Policía Nacional y se llevó a la pareja detenida y ahora está a la espera de que le llegue la citación judicial. «No sé nada aún, solo que presté declaración y que me llamarían».

  • 1