Economía

"No entraremos en la guerra de bajar precios a costa de la calidad"

Es director general de los concesionarios Syrsa Renault , que hoy celebran su medio siglo de vida.

el 27 jun 2011 / 21:29 h.

Francisco Galnares, director general de Syrsa Renault, en las oficinas centrales de la firma, en la prolongación de la avenida de Kansas City.

Syrsa Renault cumple cincuenta años y hoy lo celebrará con un homenaje a quienes han hecho posible que llegue al medio siglo con 45 puntos de venta y posventa y 600 empleados en Sevilla y Huelva. Será un reconocimiento a clientes, proveedores, plantilla e instituciones. Aprovechamos para repasar este motor de riqueza y empleo con su director general, Francisco Galnares.

-¿Cómo valoraría el impacto o la contribución de Syrsa Renault a la ciudad en este medio siglo?

-Una medición es complicada, pero sí hemos sido referencia para el sector en el estándar tanto en servicio al cliente como en calidad de reparación y no sólo en Sevilla, sino en Andalucía y España porque empezamos pronto a aplicar criterios de gestión profesionales. Es bueno tener un estándar alto y marcar servicio y calidad.

-El aniversario llega en un año especialmente complicado. ¿Balance del primer semestre?

-Ha sido peor de lo esperado. Esperábamos una caída en torno al 30%, pero en el segmento de particulares el descenso ha sido del 50% en comparación con el primer semestre del año pasado, que contó con las ayudas del Plan 2000E.

-¿Alguna razón para ello?

-La situación económica en general. Aparte de dinero, para invertir en bienes de consumo duradero, hay que tener confianza y ahora ese nivel está muy bajo. Sí hay para ir al Rocío, vacaciones o salir a la calle, pero no para comprar un coche, para el que, si se puede, se espera un año. Los brotes verdes desaparecieron.

-¿Qué espera de la segunda mitad del año?

-No mejorará hasta que no haya signos claros de recuperación y cambie el estado de ánimo. Es cierto que los bancos miden más el crédito y las familias están muy endeudadas, pero sobre todo un cambio en la confianza haría revertir la tendencia. Creo que si hay un cambio de gobierno y se toman medidas profundas, sí se recuperaría porque las reformas hechas no lo han sido lo suficiente para que nos creyeran ni dentro ni fuera.

-¿La banca sigue igual?

-Sigue la misma tónica. No es que no preste dinero, pero ni ha empeorado ni ha mejorado.

-¿El mercado del automóvil ha tocado suelo ya?

-No se sabe. Siempre se puede ir a peor. Hace un año pensábamos que no podía empeorar y...

-¿Previsiones para 2011?

-El mercado total concluirá con una caída que rondará el 20%.

-El medio siglo llega también en un momento de cambios en las relaciones entre el fabricante y el concesionario. ¿En qué se traduce? ¿Cómo afectará?

-El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes la ley de distribución comercial, así que los asesores de Faconauto aún la están estudiando. Las expectativas son favorables porque antes no había nada que protegiera al concesionario. Existe un término medio para que éste tenga seguridad para seguir invirtiendo y que satisfaga también al fabricante.

-¿Proyectos de inversión?

-Mantenemos nuestro ritmo de inversión en equipamiento y maquinaria. Hace dos meses abrimos nuevas instalaciones de 2.000 metros en el Polígono Pisa mejor ubicadas. Vamos a invertir en nuestros centros para adaptarlos al coche eléctrico con puntos de recarga y equipamientos. Comenzaremos en tres con una inversión de 60.000 euros en cada uno.

-Sevilla será en otoño capital mundial del coche eléctrico de Renault ¿Qué expectativas de acogida baraja en la ciudad?

-Sevilla es una ciudad con un casco antiguo muy grande y dificultades de tráfico, así que todo lo que sea hacer que éste sea menos contaminante en polución y ruido es beneficioso. Es una ciudad idónea para el coche eléctrico.

-¿Cómo valora que la planta de cajas de cambios de Renault que fundara su abuelo muestre tan buen síntoma de salud?

-Es una muy buena noticia para Sevilla que Renault siga presente e invirtiendo en la planta, que es muy productiva. Es un éxito de quienes trabajan en ella y ojalá siga siendo tan competitiva.

-¿Lecciones de la crisis?

-En 50 años hemos tenido muchas crisis. Nuestro aprendizaje y apuesta sigue siendo el servicio al cliente. Fidelizarlo con el servicio y ser competitivo en precios.

-¿La coyuntura ha recrudecido la batalla calidad-precio?

-El cliente es indudablemente más sensible al precio, pero intentamos ahorrar en todo excepto en la calidad de la reparación y el servicio. Ése es el reto. Bajar el precio tocando uno de esos aspectos es una guerra en la que no estamos interesados en entrar. No vamos a jugar con nuestro prestigio y buen nivel de calidad.

-¿Hacia dónde vira el futuro?

-Va a haber una concentración, menos actores y más competitivos. Es algo que ocurrirá en toda la cadena de valor. Desaparecerán los pequeños y se concentrarán en grupos más fuertes.

  • 1