miércoles, 19 diciembre 2018
00:39
, última actualización
Deportes

No es Liga para irregulares

Desde la temporada 2010/11 no había tanta igualdad en el parón navideño en los puestos europeos. Cualquier despiste de ahora en adelante puede costar muy caro para el Sevilla. Los puntos desperdiciados no regresan.

el 27 dic 2014 / 09:47 h.

BARCELONA---SEVILLA-(584103 Nacho Pérez Que obtener plaza para la próxima edición de la Champions es el principal objetivo del Sevilla está más que claro. Aunque el club trata de no meter presión a la plantilla y mantiene que el objetivo es clasificarse para la competición europea que sea y la palabra Liga de Campeones se trata con cierto cuidado, todo el mundo es consciente del potencial de la plantilla sevillista y exige al equipo pelear hasta el último minuto por poder disfrutar de la máxima competición continental de clubes la próxima campaña. El destacado inicio de competición del equipo sevillista llevó la ilusión a la afición, que acumula mucho tiempo deseando volver a escuchar y entonar el himno de la Liga de Campeones en el coliseo sevillista y ver a su equipo medirse con los conjuntos más potentes e históricos del Viejo Continente. Sólo el bajón de juego de las últimas jornadas ha hecho rebajar el listón a los aficionados, que son conscientes de que el camino que lleva hasta la Champions es largo y muy duro, y que por ese mismo camino es imprescindible ser constantes en cuanto a resultados. Siempre se ha dicho que la Liga es la competición de la regularidad. Es la regularidad la que te da un campeonato de Liga o un descenso. Es evidente y lógico que todos los equipos sufran bajones en su juego durante la temporada. Las lesiones o la suerte hacen su aparición durante el campeonato y los equipos se resienten, entrando en juego la amplitud de plantilla que muchos entrenadores demandan y pocos directores deportivos son capaces de brindarles. El Sevilla ha sido capaz de mejorar con los años en ese sentido. En las últimas temporadas se cuestionaba el nivel de unos suplentes que no eran capaces de sustituir con un mínimo de acierto a los jugadores considerados como titulares y este año parece que las tornas han cambiado. Donde antes había Armenteros o Cigarinis ahora hay Deulofeus o Banegas. El nivel, por tanto, es más elevado y el equipo ha sido capaz de sacar mejores resultados. Esta temporada el parón navideño se ha producido en la jornada 16 y no en la jornada 17 como venía siendo habitual las tres últimas campañas. El equipo sevillista ha llegado al parón navideño con su mejor puntuación y en la mejor posición de las últimas cinco temporadas, a pesar de tener un partido menos que sus rivales por los puestos Champions. Uno de sus mejores comienzos en la historia lo ha hecho posible, pero el último empate en casa ante el Eibar imposibilitó que el equipo de Emery pasara las vacaciones en puestos de Liga de Campeones. Con el Atlético, tercero, a cinco puntos y el Valencia, cuarto, a sólo uno, estamos, con la clasificación antes del parón navideño de las últimas cinco temporadas por delante, ante la lucha más igualada por los puestos europeos de los últimos años. Teniendo en cuenta que Barcelona y Real Madrid tienen casi de manera eterna garantizada su plaza para la máxima competición continental, las dos plazas restantes para la Liga de Campeones están altamente solicitadas. El Atlético, tras su espectacular pasada campaña, ha mantenido como ha podido un gran bloque y es el principal rival para conseguir la ansiada tercera plaza, que no obliga a jugar ronda previa. Cuando la temporada comenzó, parecía que el Sevilla y el Valencia pelearían por la plaza restante. Así ha sido hasta la fecha y los meses que quedan se antojan vitales en esta carrera de fondo. Un escalón más abajo se situan los dos tapados: Málaga y Villarreal. Malacitanos y castellonenses han demostrado que tienen equipo para luchar por los puestos europeos y pelearán mientras puedan por conseguir jugar el año que viene en Europa. Con los dos gigantes de la competición europea a lo suyo y el Atlético aún por encima, a Sevilla y Valencia se le han colado dos invitados no esperados a su fiesta. Todo vale en esta carrera por conseguir un puesto que bien vale prestigio y mucho dinero. Todo supeditado a la regularidad, que en esta competición es la que realmente marca las diferencias entre equipos de similar nivel. Llega la época en la que los despistes se pagan caro. El Sevilla afronta ahora un mes de enero cargado de partidos decisivos ante rivales importantes tanto en Liga como en Europa League, en los que la pérdida de los tres puntos en Liga puede hacer que el equipo se descuelgue de una lucha que este año parece más cercana y optimista que en los últimos años.

  • 1